);

En los últimos tres meses, el Paraguay recibió una ínfima parte de la cantidad de vacunas contra el Covid-19 que compró, por distintas vías, hasta el momento. De un total 8.279.800 dosis anti-Covid adquiridas por el Estado paraguayo, al 24 de mayo, llegaron 484.400 unidades.

De esta cantidad de biológicos, que representa el 5,8% de lo comprado, se alcanzó a inmunizar –hasta el 25 de mayo– a 184.39 personas de 60 años para arriba, según datos del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI).

Esto supone el 24,7% de la población adulta de un total de 746.446 habitantes, de acuerdo a datos actualizados del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) al 2021. A su vez, el PAI informó que 83.167 personales de Salud recibieron el antígeno, hasta el pasado martes.

Al mecanismo Covax Facility ya se le abonó un total de USD 7.601.348; incluido el millonario anticipo efectuado, el 1 de octubre de 2020, en concepto de prima de acceso a ese dispositivo del Fondo Rotatorio de OPS/OMS (ver infografía).

De las 4.279.800 dosis, aseguradas mediante el acuerdo con Covax se recibió apenas el 3,99%; a la luz de las 170.400 ampollas de AstraZeneca (AZ) remitidas.

El subdirector de OPS, Jarbas Barbosa, confirmó que el mecanismo enviaría en las próximas semanas al Paraguay las 134.400 dosis restantes del lote que completará la primera partida de 304.800 unidades de AZ que llegó fraccionada y que fuera anunciada desde finales de enero.

Si bien al aeropuerto Silvio Pettirossi llegaron, hasta ahora, tres cargas de la vacunas rusa Sputnik V, el Estado ya pagó por la totalidad de biológicos adquiridos al Fondo Ruso de Inversión. Empero, solo se obtuvo 6,4% de 1 millón de dosis.

La negociación que está salvando la partida, en cuanto a adquisición de vacunas anti-Covid, es el acuerdo logrado con un fabricante de Emiratos Árabes –G42 Medications Trading LLC– que 20 días después de recibir un anticipo por parte del Ministerio de Salud, remitió el 25% de las 1 millón de vacunas chinas Sinopharm, el 24 de mayo pasado.

El pico de contagio en India frenó la venida de la primera tanda de las 2 millones de Covaxin, compradas al laboratorio Bharat Biotech, pese al anticipo hecho de USD 6 millones.

En efecto, esto es último es lo que argumenta la cartera sanitaria al presentar su descargo del por qué no llegan las vacunas si ya se pagaron.

“Hay limitaciones en la cantidad de dosis que pueden ser producidas por los fabricantes, considerando la alta demanda mundial y restricciones temporales de exportación de los países productores ante nuevos picos en sus territorios”, reza un comunicado oficial.

A esto suman la explicación al por qué no emiten desde lo alto del Gobierno datos exactos. “Existen cláusulas de confidencialidad que obligan al Estado a no compartir cierta información. El incumplimiento de estas condiciones podría ocasionar la cancelación del contrato. Además, el mercado de las vacunas es muy cambiante y la información que se recibe es fraccionada o solo es válida por un corto periodo de tiempo”, exponen desde el Ejecutivo al complementar un factor que está siendo preponderante: “La logística para el envío de dosis también depende del sistema de transporte aéreo que sufre retrasos o cambios imprevisibles”.

Desde Salud Pública garantizan que “otros procesos de negociación” para la adquisición de más vacunas “están muy avanzados”. Ya se logró un preacuerdo con Pfizer BioNTech para compra de 1 millón de dosis.