);

Después de mucho tiempo se valió del Twitter para hablar de vacunación. Crearon el hashtag #DondeEstaMarito para repudiar reacción.

El presidente Mario Abdo Benítez sigue en su propia burbuja y no enfrenta el hartazgo social que sigue recrudeciendo ante la crisis sanitaria, sin medicamentos, vacunas contra Covid y ausencia de una reactivación económica para los sectores más golpeados.

Ayer, después de 17 días de encierro, Marito volvió a tuitear en su cuenta oficial haciendo referencia al proceso de vacunación del personal de blanco.

“Seguimos priorizando la inmunización de nuestro personal de blanco. Hoy arrancamos en 70 centros de vacunación de todo el país, la aplicación de las dosis de AstraZeneca a 36.000 médicos, enfermeras y auxiliares, que nos cuidan en esta pandemia”, posteó el presidente en medio de una lluvia de críticas en las redes sociales.

Inclusive, en el Twitter es tendencia el hashtag #DondeEstaMarito, espacio virtual donde su gestión es blanco de críticas por el silencio que denota su gobierno en medio de la crisis política que estalló ante el viacrucis que padecen los familiares de enfermos Covid-19, que deben hacer de todo para conseguir medicamentos porque no hay en los hospitales.

Hay un hartazgo social por la incapacidad del Poder Ejecutivo para conseguir las vacunas. Paraguay se convirtió prácticamente en el último país en la región y no logra destrabar la burocracia internacional para acceder a la dosis para inmunizar a la población.

Mientras, la situación se vuelve crítica porque las camas de unidad de terapia intensiva están llenas.

PRESIÓN CAMPESINA. Mario Abdo viene soportando varios días de movilización que exige la renuncia de ambos referentes del Ejecutivo.

El punto álgido se dio en la noche en que Diputados lograron archivar el juicio político. Esto desembocó en la ira de un grupo de manifestantes que llegó hasta la sede de Colorado Róga y le prendió fuego en señal de repudio al partido oficialista. Este incidente le costó el cargo al ex comandante de la Policía comisario general Francisco Resquín, y no así al ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, quien no goza del respaldo del cartismo. Ahora, se suman las movilizaciones campesinas, entre ellas, la marcha tradicional de la Federación Nacional Campesina (FNC).

El oficialismo apunta directamente al sector de la izquierda del Frente Guasu, que está incitando a las movilizaciones para generar inestabilidad política y terminar con el gobierno de Mario Abdo.

Inclusive un grupo de colorados llegó hasta la Fiscalía para formalizar la denuncia contra el senador Sixto Pereira, a quien responsabilizan tras un discurso que pronunció en el Panteón de los Héroes y un audio viralizado donde insta a realizar las movilizaciones para tumbar al Gobierno.

El sector del cartismo como del abdismo unificaron su discurso apuntando directamente a la izquierda. Empezaron a desacreditar a los jóvenes movilizados en las redes sociales. Varios de los ministros del presidente de la República también empezaron a cuestionar las movilizaciones porque –a criterio de ellos– están ideologizadas.