);

El Banco Central de Paraguay redujo a 0,2 % el crecimiento económico de 2019. Los sectores más afectados serán la agricultura, la manufactura y el comercio.

Según las últimas proyecciones del BCP, la economía nacional se estancará en el 2019.

Con la mayoría de los sectores en la senda negativa, el producto interno bruto (PIB) del país aumentará en un ínfimo 0,2% al cierre del corriente año y este nivel de crecimiento será el más bajo de los últimos siete años. La banca matriz aplicó así la tercera corrección a la baja a la estimación de expansión del PIB para el 2019: En diciembre pasado la cifra se encontraba en 4% y retrocedió a 3,2% en abril, para seguir disminuyendo a 1,5% en julio.

El panorama del sector industrial, o secundario, fue el que más empeoró desde la anterior proyección, pues el resultado esperado pasó de -0,5% a -2,4%. El rubro de electricidad y agua fue el que sufrió la rebaja más pronunciada, de -4,2% a -8%; la generación de energía eléctrica registra así una merma sin precedentes en su historia, como consecuencia del menor cauce hídrico del río Paraná, sostuvo César Rojas, jefe de Análisis del Sector Real y Externo del BCP.

Para la construcción, el ente emisor espera una expansión de apenas 0,5%. Este pronóstico también se desinfló desde el resultado de 3,1% previsto en la revisión de julio y se debe principalmente a las continuas lluvias que en el primer semestre dificultaron los trabajos, así como a la lenta ejecución de las obras públicas, “producto de la transición de un gobierno a otro”, agregó Rojas.

La manufactura, por su parte, sufre el impacto del bajón agropecuario y cerrará con una variación de -1%, a un nivel también superior al -0,1% estimado previamente.

El campo, golpeado. La proyección de la caída de la producción agrícola también se intensificó, de -4% a -6,2%, pero la del sector pecuario se suavizó, de -1,3% a -0,5%. Este último ajuste se relaciona con la mayor cantidad de faenamiento observado principalmente en ganado bovino, detalló el técnico del BCP.

La actividad forestal, pesca y minería también mejoró su perfil, pues de la caída estimada en -5,9% se corrigió a una merma de -1,4%, entre las proyecciones de julio y octubre. En su conjunto, el sector primario se contraerá en -4,7%, con 1 punto más que en el pronóstico de -3,7% que manejaba el BCP meses atrás.

Si bien el sector servicios, o terciario, será el único en arrojar números positivos, su crecimiento también será levemente menor al esperado previamente. El BCP corrigió de 3,9% a 3,3% su estimación de expansión para este segmento y la revisión más pronunciada se aplicó a los impuestos a los productos: Desde un aumento de 2,5%, ahora se prevé una retracción de -0,5%.

La caída del comercio será levemente mayor a la estimada anteriormente, de -2,4%; este sector se ve afectado por la mayor incertidumbre global y el enfriamiento de la economía de Brasil e inestabilidad económica de Argentina, principales socios comerciales de Paraguay, según explicó la banca matriz.

El Gobierno central se mantiene con una saludable proyección de crecimiento de 6,5% y el rubro de otros servicios se expandirá en 4,5%, con un 1 punto porcentual menos que lo estimado en julio pasado.