);
El presidente Mario Abdo tomó juramento a Carlos Pereira como nuevo ministro de Urbanismo, Vivienda y Hábitat, en reemplazo de Dany Durand.

Le recomendó agilizar los procesos de construcción de viviendas sociales como parte del plan de reactivación económica pospandemia.

Tras la ceremonia que se llevó a cabo en Palacio de Gobierno, Pereira se mostró abierto a buscar consensos y encaminar las obras que intentan completar 18.000 soluciones habitacionales.

En el Congreso está en estudio la propuesta de modificación de la Ley de Fonavis, que apunta a que Contrataciones Públicas pueda intervenir en los procesos de licitación. Este tema generó ronchas con Durand, quien amenazó a los legisladores (en un grupo de WhatsApp) y terminó renunciando.

El ministro Pereira dijo que las licitaciones se realizarán bajo el principio de transparencia y agilidad para cumplir con un sector tan sensible que es la construcción de viviendas.

“De hecho que la pasantía por la Secretaría Técnica de Planificación me permitió conocer profundamente las políticas públicas orientadas al desarrollo urbano y al desarrollo rural”, significó.

El ministro del MUVH remarcó que lo primordial será lograr consensos y crear espacios de diálogo y escuchar a la gente. Insistió en que su experiencia al frente de la Secretaría Técnica de Planificación le ayudó a recorrer varios municipios y conocer la problemática social.

Está de acuerdo con la necesidad de generar debates entre el sector público y privado. “Hemos hecho esas mesas multisectoriales que nos han dado muy buen resultado como producto final del plan nacional de desarrollo”, indicó.

El presidente Mario Abdo necesita de la aprobación legislativa para disponer de USD 47 millones para la construcción de 7.000 viviendas más.

Pereira indicó que implementará la misma línea de comunicación, de inclusión y de participación ciudadana para brindar solución a la demanda de la ciudadanía.

Agregó que hay que trabajar en la territorialidad para identificar las necesidades principales con base en las desigualdades existentes.

Uno de los proyectos que deben continuar es la construcción del complejo habitacional en Mariano Roque Alonso. Al igual que la construcción de 600 viviendas sociales en la urbanización San Blas, al costado del aeropuerto Silvio Pettirossi. Taiwán donó USD 5,6 millones para este emprendimiento.

USD 47
millones necesita el presidente Mario Abdo para construir 7.000 viviendas. Está en manos del Congreso.