);

Gracias a la construcción de una estación blindada a gas en la central hidroeléctrica, que conecta la línea paraguaya 2 (LP2) con la línea de transmisión de 500 kV hasta la estación eléctrica Villa Hayes, construída en el gobierno de Horacio Cartes.

Este acontecimiento será celebrado mañana viernes 27, a las 11:00, en Ayolas, durante una ceremonia que contará con la presencia del Presidente Mario Abdo y del director de Yacyretá, Nicanor Duarte Frutos.

Tras ser construida e inaugurada la línea de 500 kV (desde la subestación Villa Hayes-Ayolas-Yacyretá) durante el gobierno de Horacio Cartes, el 6 de agosto del 2018, correspondía, desde marzo del 2019, dar inicio a los trabajos de desmantelamiento de la línea de 220 kV en el lado paraguayo.

Esto permitiría posteriormente la instalación y conversión de energía a 500 kV para que la salida línea paraguaya 2 (LP2) sea conectada a la línea de transmisión de 500 kV Ayolas-Villa Hayes. Finalmente, esta tarea culmina con la habilitación de la estación a gas, con una inversión de US$ 10 millones y el trabajo de funcionarios paraguayos y la empresa Mitsubishi Corporation.

La adecuación realizada permitirá a Paraguay retirar de la hidroeléctrica el 100% de la energía que por el tratado le corresponde. Cabe destacar que la Argentina accede al 100% de su energía desde hace décadas, ya que contó con 3 líneas desde un inicio. La LP2, con una potencia de 1.732 megavoltiamperio (MVA), representa un valor muy superior al de 750 MVA al que estaba limitada la capacidad de retiro de la línea hasta estos momentos. Paraguay, a partir de ahora, tendrá la disponibilidad, sin restricciones técnicas, de utilizar 1.550 MW (50%) de la potencia total nominal de 3.100 MW de potencia total instalada en Yacyretá.

Una de las tareas más importantes encaradas por la EBY, de acuerdo con su envergadura después de la puesta en servicio de la CHY, es la adecuación del Campo 13 (GIS – SF6), salida de la LP2 500 kV/1.732 MVA. La idea inicial surgió del Área Eléctrica de readecuación de la arquitectura del campo 13, la ingeniería se envió a Japón y asta fue aprobada por la empresa japonesa Mitsubishi Corporation. Los trabajos se realizaron según el cronograma previsto; en la última etapa se debieron acondicionar las barras y tuberías aisladas a gas a nivel de 500 kV.