);

El director de Yacyretá se niega a entregar información sobre el destino de millonarios gastos realizados desde la entidad.  

Aunque forma  parte del Portal Unificado de Información del Estado. Aunque el dictamen emitido por el Ministerio de Justicia  – órgano coordinador de la aplicación de la Ley de Libre Acceso a la Informa­ción Pública – exija que se presente la información; el director paraguayo de la EBY, Nicanor Duarte Frutos, se niega a transparentar los gastos millonarios realizados.

Al ingresar a la web oficial de la Binacional se puede observar que desde el 19 de marzo – momento en que comenzó la pandemia -, hasta la actualidad, se entregaron G. 32 millones totales en transferencias económicas, sin especificar destino.

Desde el diario La Nación solicitaron la rendición de cuentas de estas transferencias, pero desde el centro de la entidad dicen que necesitan una “autorización” de Argentina para poder hacerlo.

No fue sólo este medio, sino que el mismo Ministerio de Justicia fue quien dictaminó que Duarte Frutos debe proveer esta información, pero – hasta el momento – sigue mirando hacia otro lado.

Gastos amigos:

Las transferencias más elevadas fueron a parar a productores de diferentes zonas del país, como “apoyo a productores educativos”. También, desde la EBY se transfirió dinero al sector salud; entre ellos, para los Conse­jos Departamentales de Salud de Itapúa y Ñeembucú.

Llamativamente – y a simple viste – se comprueba que los destinatarios son aliados  políticos de Nicanor. Y, no es la primera vez que desde la hidroeléctrica realizan reiterados “aportes” a estas cuentas amigas.

Un claro ejemplo es el caso de la Gobernación de Misiones donde se han hecho las mayores inversiones (ya destinó G. 19 mil millones). Su gobernador, Carlos Arrechea (ANR – Añetete) tiene su pasado  como consejero de la binacional.

Otros de los beneficiados con las transferencias de Nicanor es el duodécimo depar­tamento de Ñeembucú, enca­bezado por Luis Benítez (ANR Añetete), que obtuvo más de G. 4 mil millones para su zona entre aportes para producto­res y salud.

También recibieron millonarios aportes desde la EBY, el gobernador de Canindeyú, César “Tigre” Ramírez (Colorado Añetete) y el intendente de Encarnación Luis Yd (Alianza).

 Acomodos

Además, es importante no olvidar que en tiempo de cuarentena Nicanor no frenó los acomodos. Hace poco más de un mes se pudo comprobar que ubicó a más de 20 allegados suyos en la EBY. Desde que asumió, son más de 300 los amigos que ubicó a dedo.