);

Tras el anuncio del Gobierno de la vuelta a la cuarentena total, en Ciudad del Este hubo manifestaciones. Heridos, detenidos, saqueos y violencia.

Manifestantes se autoconvocaron tras conocer la nueva medida dictada por el Gobierno de retornar a la primera fase de la cuarentena inteligente, debido al aumento de contagios.

En centro de encuentro fue la Rotonda Oasis, y, desde allí avanzaron hacia la zona primaria del Puente de la Amistad, lugar en que todo se descontroló.

Manifestantes se enfrentaron con la policía y militares. Hubo incendios y saqueos a locales de la zona. Una joyería perdió G. 500 millones.

La fiscal Zunilda Báez confirmó que entre hombres, mujeres y adolescentes un total de 57 personas quedaron demoradas, debido a los “enfrentamientos, saqueos, hurto agravado y lesión grave”.

Camioneros que estaban esperando cruzar a Brasil también fueron atacados por alguno de los que estaban allí presentes. Un camión fue incendiado en su totalidad.

Quienes convocaron a esta movilización aseguraron que había infiltrados que descontrolaron todo.

Entre los heridos figuran agentes de la Marina, entre ellos, un oficial y tres suboficiales, el primero con un balazo de arma de fuego en la rodilla izquierda y los demás con cortes en la mano y en la cabeza por ataques con botellas de vidrio y pedradas. También entre los manifestantes hubo un par de heridos con balines de goma.

El Ministro del Interior, Euclides Acevedo, reforzará CDE con 800 polícias, y hoy se reúne con el intendente de CDE, Miguel Prieto y el gobernador de Alto Paraná, Roberto González Vaesquen .

POBLACIÓN CANSADA

“La gente de Ciudad del Este depende del microcentro y de la actividad comercial; acá necesitamos una reactivación económica y no volver a la fase cero. Ellos usan como mecanismo la cuarentena para hacer hechos de corrupción. Llamamos a la ciudadanía a decir basta de impunidad, basta de robo y sí queremos trabajar”, afirmó  el activista Juan Carlos Schwazemberger, uno de los que convocó a la movilización.

Así mismo, Gabriela Vuille, de la Asociación de Mujeres Emprendedoras del Alto Paraná, también estuvo presente.  “Nadie quiere enfermarse, ni menos perder un ser querido. Han pasado más de 4 meses, nos dejan sin trabajar de vuelta. Seguimos en la misma situación. Si no hay dinero, la gente se sigue enfermando y si no podemos llevar el pan a la casa cómo hacemos”, dijo.

Ya desde hace un mes un grupo de ciudadanos está instalado en la carpa de la resistencia en la cabecera del Puente de la Amistad. Denuncian el endeudamiento del Gobierno por causa de la pandemia y rechazan un nuevo préstamo.