);

El Poder Ejecutivo reclamó, ante las Naciones Unidas, que Finlandia ignoró la sentencia de la Corte Interamericana de DD.HH. al concederle refugio a los prófugos de la justicia paraguaya.

Durante la presentación del Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), en la ciudad de Nueva York, EE.UU., la delegación permanente del Paraguay ante el organismo lamentó el otorgamiento del refugio político a los prófugos de secuestro Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán, quienes gozan ahora de dicho estatus en Finlandia desde inicios de octubre último.

El embajador paraguayo Julio Arriola recordó que como Estado Parte de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, Paraguay velará por su eficaz y correcta implementación y “desplegará todos sus esfuerzos para que la noble institución del refugio no sea utilizada con fines de proteger a personas imputadas y acusadas por crímenes graves como el secuestro”.

El diplomático señaló que la concesión del refugio en esas condiciones “va contra los principios y normas de la convención”.

El embajador ante la ONU lamentó que “no se haya considerado” la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Y, recordó que en una sentencia firmada en mayo pasado “quedó de manifiesto que dichos ciudadanos paraguayos no son perseguidos políticos, ni existe ninguna razón para presumir que los derechos humanos de los mismos estén en peligro de ser conculcados”.

Arrom, Martí y Colmán son requeridos por la justicia paraguaya por el secuestro de María Edith Bordón de Debernardi, hecho ocurrido entre noviembre del 2001 y enero del 2002. Permanecieron desde el 2003 en Brasil, pero al perder el estatus de refugiado huyeron al Uruguay a fines de julio pasado.

Tras conseguir refugio en este país optaron por trasladarse a Finlandia el 9 de octubre último.