);

 

Tras los graves inciden­tes que se generaron durante los últimos días de la manifestación ciu­dadana, que causaron graves destrozos en el microcentro de la ciudad y el incendio de la sede del Partido Colorado; ayer el ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, aseguró que su cargo está a disposición del presidente Mario Abdo. Ase­guró que su puesto no será un obstáculo para que el jefe de Estado pueda lograr un frente más de cuidado.

Arnaldo Giuzzio.
Arnaldo Giuzzio.

El ministro Giuzzio confirmó que no tiene ningún pro­blema de dar un paso al cos­tado, si así el jefe de Estado lo solicita. Afirmó que no quiere ser un problema para Abdo Benítez y que tampoco quiere “abrir otro frente” para que el Presidente se ocupe. “Claro que vamos a dar un paso al costado. No hay ningún inconveniente. No voy a ser un obstáculo para que el Pre­sidente tenga un frente más de cuidado. De eso no hay que tener ninguna duda”, aseguró Giuzzio en conversación con la radio 800 AM.

ANR SOLICITÓ LA RENUNCIA

Durante las violentas manifestaciones del miércoles por la noche, tras el tratamiento y rechazo del pedido de juicio político, donde las sedes de la Asociación Nacional Republi­cana (ANR), Colorado Róga, y la seccional de Luque fue­ron los blancos de los hechos más graves, debido al incen­dio provocado dentro de sus instalaciones.

Al respecto, el presidente de la ANR, Pedro Alliana, titular de la Cámara Baja, exigió al presidente Mario Abdo Benítez la remoción del comandante de la Poli­cía, argumentando que el agente se desempeña con total inutilidad. “Yo pido su cabeza como pre­sidente del partido”, ase­veró Alliana.

Por otra parte, Alliana men­cionó además que varios son los actores políticos colora­dos que analizan el pedido de remoción de Arnaldo Giuzzio por su supuesta con­nivencia en la desprotección de la sede partidaria. “Las­timosamente no nos escu­chó el comandante, habla­mos con el ministro del Interior, no es la primera vez que están atacando la sede”, expresó. Agregó que el ataque y la quema de la sede partidaria provienen de las órdenes realizadas por algún referente de la oposi­ción, aparentemente, de sec­tores de la izquierda.