);

 

Diputado e imputado por relación con el narcotráfico y lavado de dinero. Con libertad condicional,  conseguida por amiguismo político. El legislador oficialista apuesta, una vez más, por la candidatura a intendencia en Ciudad del Este  ¿Conseguirá el cargo o sólo quedará como Intendente del penal?

 

Un año atrás, el jefe narco Reinaldo “Cucho” Cabañas confirmó que colaboró en la campaña política del diputado añetete Ulises Quintana.

Cabañas es líder de una de las bandas de narcotraficantes más importantes en la región.  Es sindicado por los organismos de seguridad como uno de los capos mafiosos más importantes de Alto Paraná.

Apenas se empezó a visibilizarse la relación entre Quintana y Cabañas, el legislador quiso usar la carta de la desmentida. Pero le fue imposible ya que se hicieron públicos audios entre él y el narcotraficante. En una de las conversaciones entre ambos implicados, se escucha de qué manera lograron liberar una suma de USD 190.000, que transportaba Diego Medina, secretario del jefe narco.

Mediante este “aporte” de Quintana, Cucho habría adquirido 53 kilos de cocaína para remesar a Brasil, específicamente en la localidad de Santa Teresiña. La carga habría sido incautada a las 48 horas de haber sido adquirida.

Otras de las contundentes pruebas que habían encontrado es la camioneta del narco en manos del funcionario estatal.

Ante la acusación, y sin poder desligarse, Quintana intentó limpiar la imagen de Cabañas: “Que yo sepa no es narcotraficante. Lo conozco como empresario de moteles y, mientras no haya una sentencia firme y ejecutoriada, yo creo que existe la presunción de inocencia”.

Actualmente, Cabañas  guarda reclusión en la Agrupación Especializada, tras el megaoperativo que encabezó la Senad el año pasado, desbaratando una gran red de narcotráfico y encontrando en el lugar a Cabaña.

Tras darse a conocer todas las pruebas de este vínculo delictivo, la Cámara de Diputados aprobó el desafuero del legislador de Alto Paraná, para liberar el procesamiento.

Fue el juez penal de Garantía Rubén Ayala Brun quien ordenó la captura del legislador.

La imputación formal a Quintana es por: TRAFICO DE INFLUENCIAS, ASOCIACION CRIMINAL, ENRIQUECIMIENTO ILICITO, LAVADO DE DINERO y TRAFICO DE DROGAS.

Debido a que se encontraron “elementos de convicción suficientes sobre la existencia de un hecho punible grave”, al decir del art. 242 del Código Procesal Penal; se definió Prisión preventiva para Quintana.

Tras escuchar los argumentos y excusas del abogado de Quintana, Ayala Braun dispuso que el que el diputado colorado guarde reclusión en la cárcel militar de Viñas Cué.

La defensa apeló a medidas sustitutivas a la prisión preventiva, entre ellas la prohibición de salir del país o firmar un libro mensual. Además, ofreció una fianza de dos inmuebles valorados en G. 466 millones, los cuales están ubicados en el Departamento de Alto Paraná. Pero esto no alcanzó. Quintana fue a prisión – no por mucho tiempo-.

“Perseguido político”. Fue desde el día uno,  la autodefensa de Quintana. Para él, tanto la fiscalía como el Ministerio Público lo quieren perjudicar.

Pero las rejas no le impidieron seguir con su plan personal.  Aún detenido y procesado, Quintana se inscribió como precandidato a intendente de CDE por el Partido Colorado.

Fueron los  apoderados del movimiento Dignidad y Firmeza quien lo inscribieron oficialmente.

Uno de los representantes del movimiento aseguró que de la precandidatura se bajo la presunción de la inocencia. Y, aseguró que este grupo político considera que, de ser electo, el legislador puede asumir el cargo de jefe comunal.

Pero no lo logró. Miguel Prieto fue elegido como nuevo Intendente de CDE.

Tiempo después, y a pesar de los graves delitos de los que se lo acusa, Quintana logra obtener su libertad ambulatoria haciendo uso de su condición de diputado y con apoyo del Poder Ejecutivo.

Fue la  jueza Magdalena Narváez  quien resolvió concedersela. Sus fundamentos fueron  que “no existía la posibilidad de fuga ni de obstrucción a la justicia”

Así, libre pero imputado en delitos graves, Quintana  volvió a ocupar su banca en Diputados.

“Vuelvo al Congreso para apoyar la gestión de Mario Abdo”, enfatizó el legislador recién salido de prisión.

En relación a su procesamiento, dijo: “Voy a demostrar que no soy delincuente, voy a seguir con las causas sociales, principalmente con la gente del Alto Paraná que me apoyó en todo momento”.

Sin perder tiempo, y buscando revancha, Quintana hace uso del apoyo del Primer Mandatario y reafirma su pre-candidatura a Intendente en CDE.

“Voy a postularme a la intendencia de Ciudad del Este por el Partido Colorado. Si Dios quiere y el pueblo permite vamos a estar en la intendencia de Ciudad del Este para trabajar por Ciudad del Este, una ciudad muy próspera. Creo que con gestiones públicas Ciudad del Este va a ser una economía importante a nivel mundial”, enfatizó.

Pero, a pesar de lo que creía la jueza Narváez, Quintana ya empezó con las chicanas judiciales; y está logrando que se dilaten las audiencias donde revisarían su libertad condicional y, probablemente, debería volver a prisión.

Quintana estuvo preso por 10 meses. Fue liberado en julio, por maniobras extrañas de jueza amiga. Ahora chicanea a la justicia para evitar volver tras las rejas.

Mientras tanto, prepara su campaña para la Intendencia: ¿De Ciudad del Este o de la cárcel  de Viñas Cué?

 

de la redacción EnLaTeclaPy