);

 

El pasado jueves, el Congreso Nacional remitió al Poder Ejecutivo la polémica “Ley de Autoblindaje” sancionada el pasado 20 de mayo. La norma­tiva establece la reglamenta­ción del artículo 201 de la Constitución Nacional sobre la pérdida de investidura, esta nueva propuesta legislativa estableció la mayoría abso­luta para expulsar a un legisla­dor por mal desempeño en sus funciones, con lo cual se reque­rirá de 30 votos en Senado y 51 votos en Diputados.

Ahora la definición de esta cuestionada legislación está nuevamente en manos de Mario Abdo Benítez, quien deberá definir en los próxi­mos días si promulga o veta. Cabe recordar que este gobierno no es la primera vez que se enfrenta a este desa­fío, teniendo en cuenta que en el gobierno anterior se había promulgado una ley similar, pero que establecía la mayo­ría calificada de 23 votos en Senado y 41 en Diputados, pero con el nuevo cuerpo legislativo sancionaron una ley que lo derogaba y Abdo firmó esa derogación.

A mediado de año del 2019 hubo un segundo intento de blindar la pérdida de investi­dura, estableciendo una mayo­ría calificada similar a la ante­rior. La misma fue vetada por Abdo Benítez y los legisladores terminaron por aceptar. Este tercer intento, que muchos legisladores califican como la peor reglamentación por esta­blecer mayorías absolutas para expulsar a un legislador.