);

Las firmas Eurofinsa, T y C, Concret Mix, Constructora Isacio Vallejos, Tecnoedil, Proel Ingeniería y Heisecke, que tienen hoy los contratos más grandes de la cartera. Todas fueron cuestionadas por mala calidad de las obras, o por atrasos en ejecución.

La firma Ingeniería de Topografía y Caminos SA (T y C), que, junto a la española Eurofinsa SA, ahora ejecutará las obras de la Costanera Sur de Asunción, por G. 729.955 millones (USD 115,8 millones), fue salpicada en su momento por anomalías en la ejecución de las obras de la primera etapa de la Costanera Norte de la capital.

Es que, tras un monitoreo del funcionamiento de la calzada de la Costanera I en 2014, el MOPC detectó hundimientos en las cabeceras de los tres puentes, por lo que la cartera dio las instrucciones correspondientes a T y C para realizar el mantenimiento preventivo necesario.

Por otro lado, T y C también fue acusada por su propio subcontratista –la firma Líneas Panchita G– de ejecutar mal la canalización del río Pilcomayo, desde la embocadura hasta San Antonio. Esta guerra de empresas puso en duda las tareas que fueron realizadas para la riada del periodo 2017-2018, en un momento muy sensible por la falta de agua en la zona.

Otra de las empresas que fue duramente cuestionada en su momento es la Constructora Isacio Vallejos (Civsa), que justamente con T y C ahora deberán rehabilitar y duplicar el lote 6 de la ruta Transchaco (desde el km 390 hasta el 450), por G. 413.888 millones. Además deberá mejorar caminos de la Región Oriental por G. 183.368 millones y varios contratos más pequeños.

Civsa es conocida por su desastrosa obra del tramo Villarrica-Paraguarí, que ahora será reconstruida en su totalidad. Esta empresa también fue noticia en varias ocasiones por los retrasos de las obras de la autopista Ñu Guasu (tramo 2) y la obra fue considerada como “un dolor de cabeza” para el ex ministro del MOPC, Ramón Jiménez Gaona.

Otras empresas. Concret Mix también es una de las empresas que tiene jugosos contratos actualmente, como la reconstrucción del lote 5 de la Transchaco, por G. 457.491 millones, y consorciada con Tecnoedil posee un contrato para mejoramientos viales por G. 229.828 millones. Además, tiene otro contrato con la argentina Rovella Carranza, por G. 180.337 millones, para la reparación del lote 1 de la ruta Pozo Colorado-Concepción y varias otras obras.

Por otro lado, la empresa Tecnoedil, además tiene otro contrato con Concret Mix para la rehabilitación y mantenimiento de la ruta PY01 tramo Quiindy-Villa Florida-San Juan Bautista por 163.688 millones. Tecnoedil también tiene malos antecedentes en la ejecución de la autopista Ñu Guasu (tramo 1), cuyo túnel ya tenía baches a pocos días de inaugurarse y tuvieron que ser remendados.

Por último, la compañía Proel Ingeniería (Augusto Ortellado) y la Constructora Heisecke también son las empresas más beneficiadas por esta administración y también fueron salpicadas en su momento por alargar los plazos de los contratos.

En el caso de Proel Ingeniería tiene antecedentes de retrasar durante años la ruta Luque-San Bernardino y en el caso de Heisecke hasta hoy no concluye la ruta Villeta-Alberdi que inició en el 2015.