);

Propagación. Temen que fuego llegue también desde Bolivia.

Reserva. Llama en zona de influencia del lago Ypacaraí.

Hay una alta afectación de fauna y flora. El humo mismo genera mortandad de animales por la intoxicación. Rafael Sosa, Dir. Biodiversidad Mades.

A los cultivos ilegales, deforestación, invasiones y cacerías furtivas en áreas silvestres protegidas, principalmente en parques nacionales, se le suma el fuego descontrolado que afecta a la amplia biodiversidad.

En el parque Serranía San Luis, Departamento de Concepción, se contabiliza cerca del 50% de afectación de las 10.273 hectáreas existentes.

El parque Cerro Corá, en Amambay, actualmente es uno de los más afectados, ya que el fuego se registra desde mediados de la semana anterior. El temor es que además llegue al área de sitios históricos. Este parque fue escenario de la última batalla de la Guerra contra la Triple Alianza y lugar de la muerte del mariscal Francisco Solano López.

Hasta ayer el combate frontal contra el fuego continuaba por quinto día consecutivo en este territorio que abarca 5.538 hectáreas.

El director general de Biodiversidad del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades), Rafael Sosa, señaló que existe una alta afectación de la flora y fauna. Indicó que los animales, además de no poder escapar del fuego, se exponen a la intoxicación que genera el humo.

También se registró incendio en el parque Caazapá, que cuenta con una superficie de 16.000 hectáreas, y en Paso Bravo, Concepción, donde el territorio es de 101.000 hectáreas.

El Chovoreca, zona del Chaco, con 100.953 hectáreas, también se expone a que las llamas lleguen desde el lado de Bolivia, donde las cercanas áreas protegidas están en medio de incendios. Sosa indicó que la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) destinó a personal que junto con los seis guardaparques del lugar se encuentran en alerta.

Lagos. En otras áreas protegidas como reservas de recursos manejados también llegó el fuego. Se tuvo incendio en área de influencia del lago Ypacaraí, zona de San Bernardino.

En zona del Ypoá, Paraguarí, actualmente se combate en medio de un territorio de difícil acceso. Cabe destacar que en estas reservas los cauces y humedales que alimentan a estos dos lagos son constantemente castigados por la contaminación de efluentes cloacales e industriales.

baja Custodia. El Mades tiene a su cargo la protección de 2.446.769 hectáreas de áreas silvestres. Para esta superficie se cuenta solo con 83 guardaparques.

“La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) recomienda un guardaparque por cada 500 hectáreas, pero nosotros tenemos uno por cada 30.000 hectáreas. Es insuficiente”, señaló el funcionario del Mades.

Conciencia. Sosa lamentó que el 90% de estos incendios son generados por la actividad humana, por lo que instó a tomar conciencia. “Las condiciones meteorológicas de clima seco, altas temperaturas y vientos predominantemente fuertes en la atmósfera aumentan la posibilidad de que se produzcan incendios en zonas boscosas, pastizales o cercanas a estas, basuras, así como las quemas intencionales que pueden escapar del control de quienes las ocasionan, por tanto se insta a no quemar”, señala parte del comunicado del ente ambiental.

También recomienda tomar medidas para protegerse y proteger del humo de los incendios, que puede lastimar los ojos, irritar el aparato respiratorio y empeorar las enfermedades cardiacas y pulmonares crónicas.

Hay una alta afectación de fauna y flora. El humo mismo genera mortandad de animales por la intoxicación.
Rafael Sosa, Dir. Biodiversidad Mades.