);

Ante la saturación en los hospitales, el Ministerio de Salud Pública está agotando la reserva de camas de terapia que tiene en convenio con los sanatorios privados.

Los centros de referencia del Covid-19 siguen “al tope” (95% a 100%), ya no queda sitio para los enfermos graves en las terapias y la ocupación en salas convencionales va en aumento (70% a 95%).

El movimiento de pacientes a los centros privados se incrementa a diario, al punto que la cartera sanitaria ya usa la mitad de las camas disponibles en los nueve sanatorios que firmaron el acuerdo: 35 de 70 camas –hasta el mediodía de ayer– estaban ocupadas.

La doctora Leticia Pintos, directora de Terapias y Urgencias Hospitalarias del MSP, suscribe que el movimiento del sistema público al privado, y viceversa, es constante y fluctuante; aunque la tendencia marca un paulatino incremento en derivaciones ante hospitales públicos saturados.

El fin de semana reciente, como se liberaron algunas camas, movieron a seis pacientes que estaban estables en el privado a hospitales públicos. De 32 internados en sanatorios bajó a 26. Pero, como los sábados y domingos no se dan altas y los nuevos ingresos no ceden, otros nueve fueron derivados al privado. Por lo que dicha cantidad trepó a 35 pacientes.

Pintos señaló ayer que tenían previsto reubicar a tres de esos enfermos al sector público. “Estábamos con 32 y sacamos a seis pacientes; pero después metimos unos cuantos el fin de semana. Hoy (por ayer), vamos a mover muchos pacientes otra vez porque hay camas libres y ahí vamos a bajar el número de pacientes en el privado. Por eso siempre decimos que es muy dinámico todo, porque hay pacientes que se van de alta, otros fallecen; entonces ahí podemos hacer los traslados”, manifestó.

Coincide que el Ministerio está agotando sus reservas en cuanto a camas UTI, pese a que se llegó a habilitar en todo este tiempo de pandemia 313 camas de terapia, de las 304 que había a enero pasado. A hoy, hay 617 camas UTI en total.

“Derivar al privado es el último recurso. Los seis pacientes que teníamos por convenio en el privado y que estaban estables derivamos cuando se liberaron las camas en el público. Hoy (por ayer) estamos en 35 otra vez, esta mañana metimos dos. Y esta tarde vamos a sacar del privado como a tres, pacientes que están de alta”, indicó.

La especialista comentó que ahora sumarán cinco camas más del privado con otros sanatorios que se sumaron al convenio; por lo que serán 75 camas en reserva.

“Las camas en el privado tienen un límite también, todo sistema tiene un tope. Esperemos que vaya en disminución la ocupación en general, no por el privado, sino por la ocupación general en terapia intensiva”, auguró el Dr. Hernán Martínez, director de Desarrollo de Servicios y Redes de Salud.