);

La actual Ministra de Trabajo está en la cuerda floja. Reciente auditoría realizada por el Poder Ejecutivo arrojó varias una larga lista de irregularidades. El Presidente Mario Abdo aseguró “estar estudiando el caso”. Se espera la destitución. La historia se repite.

Haces unos días, se hizo público el resultado de auditoría realizada el Poder Ejecutivo sobre la gestión de Carla Bacigalupo en el Ministerio de Trabajo. Pila de irregularidades pone en jaque su cargo. Se espera que Mario Abdo tome una decisión.

Aunque recién ahora se esté hablando de estas “irregularidades”; desde que asumió al frente del MTSS, la ministra se llevó las tapas de varios diarios. Despilfarro de dinero público, contrataciones sin licitación; acomodos de amigos y familiares; aumento de salarios; falta de ejecución presupuestaria; ineficiencia…acompañan su nombre en los titulares.

A la espera de una resolución por parte del Primer Mandatario – que, de ser removida; no sería la primera vez-, recorremos su polémica gestión como funcionaria estatal:

Parece ser que a Bacigalupo le gusta caminar por la cuerda floja. Durante el gobierno anterior, el –entonces- Presidente Horacio Cartes decidió destituir a Bacigalupo, quien en ese momento estaba frente al Ministerio de Justicia.

¿El motivo? Ineficiencia.

La gota que –en su momento- rebalsó el vaso, fue el hecho registrado en el penal de Tacumbú en julio de 2016: se encontró dinamita en gel a punto de detonar dentro de la penitenciaria; cocaína, crack, teléfonos celulares; y armas realizadas por los prisioneros. Este hecho, sumado a otros que venían sucediendo (incendio en penal; rescate de reos; amotinamientos; entre otros); evidenciaron las falencias de la gestión de Bacigalupo.

Un año después

Con Mario Abdo al frente de Paraguay, la funcionaria volvió a la carga. Esta vez, en el Ministerio de Trabajo – cargo que actualmente ocupa, y que genera polémica y rechazo ciudadano y en diversos sectores políticos-.

“No quiero hacer mirada al pasado, sino que al presente y futuro. Este es un voto de confianza del presidente Marito y así lo voy a tomar”; fueron sus primeras palabras al frente de este ministerio, en agosto de 2018.

Además, aseguró “mejorar la situación de los paraguayos, fortaliecinedo el MTSS como gran promotor de las políticas públicas en materias laborales, generador de empleo y seguridad social”. También, prometió atender todos los reclamos de laborales y “respetar la libertad sindical”. Dijo que actuaría de forma articulada con los sindicatos y el sector empresarial.

Pero, sus promesas duraron poco. A tan sólo 3 de su nombramiento, la Asociación de Abogados Laboralistas manifestó su disconformidad con su gestión. El gremio criticó algunas resoluciones que atentaban contra la libertad sindical; y le pidieron a Abdo que revise el desempeño de su ministra.

“No se puede, en estas condiciones, construir una sociedad con justicia social, cuando el Estado como tutor de los derechos laborales y de la seguridad social se desentiende de su obligación”, expresaron en documento que presentaron al Poder Ejecutivo. Además, aseguraron que esta situación repercutía en el crecimiento de la informalidad laboral.

Otro de los puntos criticados de la gestión de Bacigalupo tiene que ver con los acomodos/planillerismo. Ya, en las primeras semanas, ubicó a su yerno Darío Muñoz como “director general de Planifi­cación”. También acomodó a la prima de Nicanor Duarte Frutos y a la hija de Miguel Cuevas; entre otros.

En su haber, la funcionaria también cuenta con denuncias por direccionar licitaciones. Las adjudicaciones siempre iban/van a quien más  le convenga a ella -política y personalmente-,  aunque no económicamente

Otro hallazgo de la auditoría realizada es el deficiente estado financiero, que reporta una diferencia de G. 150 mil millones entre el balance e inventario de las tres instituciones (Ministerio de Trabajo, SNPP y Sinafocal).

También, se conoció que presupuesto destinado a determinados cursos del SNPP; no concluyeron en tal fines. Ejecución bajísima del mismo, en relación a lo programado.

Además, la ministra arrastra varias denuncias por los favores políticos a costa de los con­tribuyentes.

Hace apenas unos días, se conoció que Bacigalupo no ejecutó una millonaria póliza que corres­ponde a la garantía que la empresa Laya Construccio­nes SA debía abonar al SNPP en caso de incumplimiento de con­trato. A raíz de esto, la insti­tución no recibió la suma de G. 1.216.974.144.

Indefendible su gestión.

Hasta en los diferentes sondeos de Paraguay califican la gestión de Carla Bacigalupo como pésima.

¿Qué calificación le pondrá Mario Abdo?

Seguimos a la espera…

De la redacción En La Tecla Py