Aún cuando todas las encuestas plantean que el precandidato de Fuerza Republicana, Hugo Velázquez, sería derrotado fácilmente en un eventual enfrentamiento contra la oposición, este demostró ayer jueves que es incluso capaz de adelantar la entrega del poder a los adversarios de la ANR un año antes de las eleccio­nes generales.

Analistas consultados por La Nación creen que hay razones políticas y otras que van más allá de la política. La política es el afán de Velázquez por corroer a Santiago Peña, que le lleva hasta 30 puntos de ventaja en las diversas medi­ciones; este dato no solo pre­ocupa a Velázquez, sino tam­bién a la oposición, que sabe que sus chances están muy disminuidas en un enfrenta­miento con Peña.

Ante ello, los opositores harán lo imposible por lograr que el candidato colorado sea Hugo Velázquez, con quien aseguran una victoria en las urnas en el 2023.

VÍNCULOS NARCOS, LA OTRA RAZÓN

La otra razón es más com­plicada y tiene relación con los vínculos narcos que están cayendo cada vez más cerca del vicepresidente Velázquez y, para evitar que la investiga­ción salpique más cerca, bus­carían por todos los medios designar a una fiscala general que pueda ser manejada por el Vicepresidente. Sumado a esto, con la mitad del gabi­nete en manos de la oposi­ción, igualmente es difícil precisar qué sector político está en el Gobierno en este momento.

EL “SUEÑO” DE SU ESPOSA

Recordemos que la actual fis­cala general adjunta Lourdes Samaniego, esposa del Vice­presidente y quien lleva más de 25 años en el cargo al lograr su inamovilidad, reveló a un programa televisivo que su sueño es ser titular del Minis­terio Público o bien ministra de la Corte Suprema de Jus­ticia (CSJ).

“El próximo escalón dentro de mi carrera sería la Fiscalía General del Estado o la Corte Suprema de Justicia. Since­ramente, entre lo que es el rol de fiscal general del Estado y ser ministro de la Corte, yo me quedaría con ser fiscala general del Estado”, afirmó en una entrevista concedida en diciembre del año pasado a C9N.