La Cámara de Senadores aprobó con modificaciones el proyecto de ley que prohíbe la asignación de combustible a las autoridades y funciona­rios de los tres poderes del Estado, de las gobernaciones y de los municipios.

Ahora el proyecto pasa a la Cámara de Diputados. La propuesta nace ante la crisis económica que se dio ante la suba del combustible, que tuvo consecuencias en el pre­cio de la canasta básica.

La iniciativa busca una equi­dad entre la ciudadanía en general y algunas autorida­des, ya que algunas institucio­nes cuentan con los cupos de combustibles que son desig­nados por la administración estatal. También se agrega­ron a las entidades descentra­lizadas por pedido del sena­dor Sergio Godoy.

El proyectista Javier Zaca­rías Irún dijo que como Poder Legislativo “no quere­mos que existan más privile­gios que enerven a la ciudada­nía”. Durante estadio sobre tablas de la sesión ordinaria solicitó que se pueda estudiar la propuesta. El argumento se centró en buscar la igualdad y justicia por lo menos en lo que está al alcance del Poder Legislativo. Con esta pro­puesta, se ahorrarían unos 45 millones de dólares al año para el Estado paraguayo.