Un padre que perdió a su hijo hace dos meses, desbordado por el dolor y la impotencia, interrumpió ayer un acto del Gobierno en Coronel Oviedo para exigir a las autoridades la implementación de más salas de cuidados intensivos para niños.

Se trata de Aníbal Rojas, padre del pequeño Axel Ale­jandro, niño con atrofia mus­cular espinal (AME) fallecido por complicaciones y ante la falta de pronto acceso a cui­dados intensivos en esa zona del país.

El hombre, con la voz entre­cortada, interrumpió el dis­curso que estaba ofreciendo el director paraguayo de Yacyretá, Nicanor Duarte, ante la presencia del presi­dente Mario Abdo y el minis­tro de Salud, Julio Borba.

“Esa medicación que uste­des le ofrecen a los niños con AME, atrofia muscular espi­nal, no es nada, es un akã rasy pohã (es un medicamento para el dolor de cabeza). Lo siento mucho, pero tenía que decirles”, recriminó.

El acongojado padre lamentó que existen 900 camas de terapia intensiva en el país, pero que en el Hospital de Coronel Oviedo no cuentan con ninguna unidad de cui­dados intensivos para niños.