Alberto Palumbo es uno de los empresarios privilegiados con la preferencia en licitaciones en este gobierno que concentra la mayor parte de las compras públicas en el rubro de las construcciones y la limpieza.

 

Tras largos años de letargo en el rubro de licitaciones, el empre­sario que arrastra denuncias e inhabilitaciones, Alberto Palumbo, amigo del vice­presidente Hugo Velázquez quien incluso hacía oficina en su casa en el 2019, reapa­rece en la nómina de Contra­taciones Públicas y como un verdadero “pulpo” concentra astronómicas adjudicaciones de limpieza y obras que en los últimos 4 años ascienden a un total de G. 614.039.169.751. El mecanismo es la colección de firmas y consorcios.

Sus principales clientes en el Estado son Petropar, el IPS, el MOPC, el MEC, la SND, el SNPP, Ministerio de Hacienda, entre otros.

Con Estructura Ingeniería SA (EISA) había iniciado su carrera como contratista en el 2012, y ganó solo dos licitacio­nes desde ese entonces hasta el 2013. A partir de ahí, como proveedor no tuvo movimien­tos hasta el 2019, seis años después cuando la firma fue adjudicada por la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) para ampliar el aero­puerto Silvio Pettirossi por G. 16.970.000.000.

Alberto Raúl Palumbo.
Alberto Raúl Palumbo.

En el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), EISA fue adju­dicada en el 2021 por un total de G. 7.678.389.166 para tra­bajos de ampliación y mejora­miento de varias escuelas del país que generaron varias que­jas y denuncias por retrasos e incumplimientos en 79 obras insignia de la pandemia.

En diciembre del 2021 firmó un contrato con Petropar para la construcción de una molienda de caña de azúcar en la planta de Mauricio José Troche por G. 195.299.249.040. El pro­ceso fue duramente cuestio­nado ya que se adjudicó a EISA cuando esta tuvo la propuesta más cara que incluso superaba 12% al precio de referencia. Los indicios de sobrefacturación se daban en plena época electoral.

El Instituto de Previsión Social (IPS) es prácticamente cupo de Palumbo donde opera junto con su hijo Jorge Palumbo, quien figura como su representante legal en las firmas adjudicadas. A través de Potî SA y consor­ciada con su propia firma uni­personal “Alberto Palumbo”, se llevó G. 94.374.502.937 entre el 2020 y el 2021 en servicios de limpieza.