La víspera, la Cámara de Diputados finalmente trató, rechazó y remi­tió al archivo el pedido de jui­cio político a la fiscal general del Estado, Sandra Quiñó­nez. Dicho proceso había sido presentado por sectores de la oposición y acompañado por la bancada del oficialismo. Pero, con 37 votos a favor del rechazo, 32 por el inicio de la medida, 6 abstenciones y 5 ausentes, no prosperó el enjuiciamiento a la titular del Ministerio Público.

El presidente de la Cámara Baja, Pedro Alliana, sos­tuvo que ya era momento de poner fin a la zozobra bajo la cual se mantenía al Ministe­rio Público. No hubo muchas intervenciones en el plenario. La semana pasada fueron pre­sentados todos los argumen­tos sobre el libelo acusatorio para activar el enjuiciamiento.

“No podemos vivir disocia­dos de la ciudadanía, disocia­dos de la realidad de la gente, gente que se está manifes­tando, soluciones a la pro­blemática de la sequía, al aumento del combustible, al aumento de los productos de la canasta básica, hasta hechos de contrabando que sucedieron, como lo está tratando el Senado, mien­tras nosotros seguimos con el ‘cháke’ del juicio político”, lamentó el diputado Basilio “Bachi” Núñez.

Ya la diputada Kattya Gon­zález intentó en un momento incidentar con sus colegas, interrumpiendo las inter­venciones, por lo que Alliana tuvo que solicitar el cierre del micrófono de la legisladora.

A pesar de los intentos de la oposición de no permitir avanzar en el tratamiento del planteamiento, la votación se llevó adelante de manera nominal y finalmente no se logró la mayoría de dos tercios para su aprobación y fue remi­tido al archivo. La iniciativa ya no podrá ser tratada por el plazo de un año.