Una multitud de personas participó este domingo del entierro del agente fiscal Marcelo Pecci, quien fue recordado con afecto por sus seres queridos antes de ser alojado en su morada final en el Cementerio de la Recoleta.

Este domingo se produjo la despedida final a Marcelo Pecci luego de que sus restos mortales hayan sido velados en el Salón Memorial del Parque Serenidad, ubicado sobre la Avda. Mariscal López.

Cerca del mediodía, el féretro fue llevado en caravana hasta el estadio Rogelio S. Livieres del club Guaraní, donde un grupo de hinchas acudió para rendirle un merecido homenaje al fiscal, quien era fanático del aborigen al igual que su padre.

Posteriormente, el cortejo fúnebre partió con destino a la iglesia del Colegio San José, ubicado sobre la Avda. España, institución donde el funcionario del Ministerio Público se había formado durante su juventud. Allí se desarrolló un breve oficio religioso con varios excompañeros, familiares y allegados.

Ya alrededor de la 13:30 horas, la comitiva se dirigió hasta el cementerio de la Recoleta, sitio donde se encuentra la morada final del fiscal Pecci. En todo momento, una multitud estuvo acompañando este último adiós a quien en vida fue uno de los más destacados agentes de la Fiscalía.

Francisco Pecci, padre del fallecido fiscal, así como el presidente del club Guaraní, Emilio Daher, y otros más brindaron emotivas palabras de despedida, hablando de algunas de las pasiones que tuvo en vida el fiscal, antes de que procedan al entierro del ataúd.