Hoy, a las 19:00, es la convocatoria para la reunión entre gremios médicos, senadores y autoridades del Ministerio de Salud.

Ayer, en horas de la noche, el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, confirmó su participación, pero aún se duda de la presencia del presidente Mario Abdo Benítez.

A criterio de Desirée Masi, quien fue la que abogó por la intermediación del Senado entre el gremio médico y las autoridades sanitarias, no cree que Marito asista.

Fue el titular del Congreso, Óscar Salomón, quien en la sesión ordinaria pasada dijo que intentaría la participación del presidente.

Hugo Richer, del Frente Guasu, refirió que hay muchas expectativas con relación a la reunión de hoy.

“Sé que los médicos, los gremios, están organizando para aportar en el encuentro y sobre la participación del presidente no tengo confirmación hasta este momento”, manifestó el senador.

En ese mismo sentido se pronunciaron varios de los legisladores consultados.

CRÍTICAS AL GOBIERNO. Desde la oposición se mantienen los cuestionamientos hacia el Gobierno por el agravamiento de la pandemia, y porque no se tienen respuestas.

Cuando Masi suplicó que el Senado sea el nexo con los médicos y las autoridades de Salud, reclamó que la oposición merecía un diálogo con Abdo, luego de haber aprobado un cheque en blanco con la Ley de Emergencia de USD 1.600 millones.

Carlos Filizzola, del Frente Guasu, remarcó que ni Marito ni Mazzoleni ni la Fiscalía hicieron absolutamente nada para combatir la corrupción y la impunidad.

Esperanza Martínez había acusado al mandatario de ser un falso opositor, por haberse presentado durante la campaña como supuesta alternativa contraria al cartismo, al que hoy quedó pegado.

Sixto Pereira había cuestionado a los referentes del partido de gobierno por defender lo indefendible.

El liberal Eusebio Ramón Ayala había advertido que llegaría un momento en que la ciudadanía iba a pedir rendición de cuentas, pero no de una manera pacífica.

Volvieron a hacer el papel de defensores los abdistas Blanca Ovelar y Silvio Ovelar. Este último no ocultó su molestia contra la oposición.

Blanca, por su parte, una vez más volvió a dar su voto de confianza al ministro de Salud y todo su equipo.