“Gracias Marito por ser un inútil”, fueron las palabras de Ronald Acevedo, gobernador del departamento del Amambay y hermano del intendente José Carlos Acevedo, quien fue declarado con muerte cerebral en la noche de ayer.

El gobernador señaló que el presidente de la República “terminó por abandonar al departamento de Amambay”, sitio afectado por el crimen organizado y el narcotráfico. “Siempre dijimos que estábamos en peligro, que la ciudadanía no está segura y nunca nos hizo caso, es un reverendo inútil y no hay otro adjetivo para darle, pero yo no creo que corra un juicio político porque parece que no hay voluntad por parte de los congresistas”, manifestó.

Agregó a la vez que los paraguayos no merecen un mandatario así y agregó que resulta prematuro evaluar como político si permanecerá en la arena política, teniendo a la vez como otro hecho trágico reciente relacionado al crimen organizado la muerte de su hija. “Ahora estamos con el dolor en el alma sintiendo la pérdida de un hermano, hace 7 meses perdí a mi hija y no corriendo las investigaciones, la Policía no hizo nada, nadie del Gobierno se acercó, yo tuve que empezar por mi cuenta las investigaciones, entonces qué esperar de este gobierno”, refirió.

El gobernador lamentó que las autoridades, como excusas para realizar las investigaciones, acudan a la carencia de recursos. “Bueno, qué esperar, es más fácil para los policías ir a tranzar con los bandidos que le darán para su viático”, agregó.

Acevedo, junto a otros familiares y amigos íntimos como el ex senador Juan Bartolomé “Ancho” Ramírez, permanecía anoche en el centro hospitalario Viva Vida tras el informe médico.