Una vez más, Mario Abdo y sus añetetes apuestan a la manipulación política y mediática para desviar la atención de la corrupción que gobierna; y de la falta de un candidato que mida.

Otra vez Marito busca escapatoria de la mano de Grupo Zuccolillo y aliados para que, con publicaciones falsas sobre Horacio Cartes, desvíen la atención del público e intenten hacerlos olvidar de los hechos de corrupción que están a la orden del día con “El Gobierno de la Gente”.

Ahora, el oficialismo, no sólo hace uso de los medios ABC y Última Hora; sino que también puso a su disposición a la Seprelad, como órgano de persecución y presión.

ACUSACIÓN: desde la Seprelad y los medios que acompañan esta campaña sucia, intentan instalar que “personas ligadas a procesos por narcotráfico, autotráfico y contrabando aparecen como compradores de Tabesa”. Y apuntan a “una red de lavado de dinero montada por Cartes y su grupo empresarial”.

Respuesta de Cartes:
El expresidente de la República, repudió las acusaciones realizadas contra empresas que forman parte del Grupo Cartes y aseguró que se trata de ataques con intereses políticos y económicos.

A través de su cuenta de Twitter, Cartes compartió un comunicado donde señala que
a lo largo de las décadas, el grupo ha trabajado en la consolidación de un proyecto empresarial sólido, pujante y con enfoque en diversas actividades productivas, comerciales e industriales. “No fue fácil, pero gracias al empuje creativo de nuestra gente se fue logrando lo que más anhelábamos: sembrar en nuestro país y hacer que aquí se cosechen los frutos de este gran esfuerzo”.
Y, hace hincapié la enorme contribución del Grupo Cartes en la generación de empleo y riqueza para Paraguay.
Manipulación: “Las publicaciones del día de ayer que revelan el supuesto contenido de un informe confidencial remitido por la SEPRELAD al Ministerio Público, y filtrado ilícita y selectivamente a los medios anticartistas afines al oficialismo partidario, muestran con toda crudeza la manipulación de los organismos del Estado por parte del actual Gobierno, con claros fines de persecución política y empresarial. Todo lo publicado es absolutamente falso”, enfatiza el documento.
“Denunciamos categóricamente que nuestra organización empresarial está hoy acosada políticamente por autoridades que priorizan el proselitismo y el perjuicio a sus adversarios”, reza el comunicado.
Más firmes que nunca: “Los ataques que recibimos por intereses políticos y económicos no nos van a hacer retroceder. Estamos más firmes que nunca para seguir aportando al Paraguay desde la cultura del trabajo”, aseguró Cartes en su posteo en Twitter.

 

 

Resguardo de la Seprelad: el representante legal de Cartes, Pedro Ovelar, explicó que por su ley orgánica la Seprelad tiene la obligación de mantener la confidencialidad absoluta de lo que investiga y lo que comparte con el Ministerio Público. “Su normativa le exige confidencialidad y transgrede normas del Código Penal, sobre la revelación de los secretos, que por función de la Seprelad o de cualquier otro funcionario que tenga conocimiento lo comparta, tiene responsabilidad penal”, dijo el abogado.
Y, no fue lo que sucedió, sino que desde el organismo compartieron esta publicación a los medios anticartistas.
A partir de esta situación se analizan las acciones legales que se puedan iniciar contra los responsables de las filtraciones.
NO HAY PRUEBAS:
Así mismo, Ovelar, sostuvo que las denuncias publicadas se basan solo en conjeturas y malas informaciones que son objeto de un ataque político. “Se trata de un informe que tiene un fin netamente político y carece de rigor técnico”, dijo el abogado, que no descarta tomar acciones legales contra los responsables del informe.
El pedido de informe proviene de la Fiscalía en el marco de la causa abierta por las denuncias del exministro del Interior Arnaldo Giuzzio, dejando entrever que se trata de un evidente ataque político hacia Cartes. “Se entiende que todo lo que se teje, las conjeturas y las malas informaciones que hay en este informe de la Seprelad tienen por objeto principalmente un ataque político y una defensa a la falta absoluta de pruebas de Giuzzio cuando realizó la denuncia contra el expresidente y a su grupo (empresarial)”, sentenció el letrado.

Los supuestos nuevos informes aparecieron en los medios, luego de que algunos políticos del sector ligado al ministro de la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad), Carlos Arregui, manejen estos informes que ni siquiera fueron remitidos al Ministerio Público.
Así mismo, el apoderado de la ANR, Eduardo González, dijo: “Como explicó el abogado Pedro Ovelar, evidentemente no hay ninguna evidencia ni prueba, más que nada es un ataque político; lastimosamente un organismo como la Seprelad, como órgano técnico, está siendo manejado y utilizado desde hace tiempo como elemento del presidente del gobierno para afectar a su contrincante político”.