El especialista en logística ingeniero Roberto Salinas, al ser consultado sobre la megalicitación de las “paradas de oro” impulsada desde el Viceministerio de Transporte, refirió que sin una refrenda integral del sistema vehicular, esto puede significar un derroche más porque es un parche. No constituye un recurso optimizador de los principales problemas que guardan relación con troncales, las tarifas, el flujo, etc.

Como parte de las atenciones al sistema de transporte público urbano, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) publicó el 23 de mayo pasado un llamado a licitación para la construcción de 130 paradas de buses por G. 84.032 millones (US$ 12 millones), lo que puede resultar otro gigantesco gasto sin impacto.

La construcción de las paradas a precios “de oro”, minándolas con cámaras, como así también a los colectivos, surge del Viceministerio de Transporte. Al respecto, el ingeniero especialista en logística Roberto Salinas explicó que dichas casetas no tendrán un impacto relevante, a no ser que se encuentren en el contexto de un plan integral de mejora.

“El sistema de transporte público necesita una reforma integral, desde los tipos de buses que se utilizan, la modalidad de administración y gestión, replanteamiento de los itinerarios, planificación de troncalizados con periféricos, hasta el tema de tarifas”, sostuvo el ingeniero.

Es decir que en este “mar de ineficiencias”, la solución que plantea el MOPC con esta licitación, lejos de contribuir con una solución real a los problemas existentes, en realidad representa un derroche del dinero público, ya que estos elementos se pueden considerar como accesorios dentro de una problemática tan amplia como la del flujo del tránsito urbano.

Hay que recordar que en este llamado se contempla la adquisición de miles de cámaras, equipos de GPS, botones de emergencia, además de equipamiento suficiente para un nuevo centro de monitoreo, cuando ya existe uno operando desde hace un par de años. Incluye además un sistema de geolocalización de buses, siendo que también ya existen hoy día aplicaciones móviles gratuitas que hacen eso mismo.

Salinas indicó que en un sistema de tráfico moderno, efectivamente es necesaria la aplicación de mucha tecnología; sin embargo, esta tiene que responder a una planificación y una optimización total del sistema. “No estamos en contra de la utilización de tecnología porque es importante, pero dentro de un contexto de optimización general, no de una forma aislada”, aseveró.

Mencionó además que el problema con esta compra se debe principalmente a la falta de visión a largo plazo, la cual se refleja en la ausencia de un plan de optimización estructural que integre a su vez a otros servicios públicos que están conexos.

“El mal estado de los ómnibus de hoy en día se debe principalmente a que estos cayeron en baches, el mal estado de las calles y el problema del tráfico”, expresó Salinas. Agregó que esta falta de visión puede dar pie a malas interpretaciones, más aún si se atiende el momento en el que se realiza el llamado; es decir, meses antes de las elecciones partidarias.

Experto en logística, ingeniero Roberto Salinas.
Experto en logística, ingeniero Roberto Salinas.

PERJUICIO

Estas paradas de buses fueron promocionadas a través de redes por el MOPC, pero no se explica de dónde salió el pedido para licitar en G. 84.000 millones; hasta ahora, nadie de la institución aclara la necesidad que justifica la millonaria compra.

Salinas estimó que lejos de traer una solución, representará un perjuicio, ya que “esta tecnología cuesta más mantener que comprar”, por lo tanto, si es que no es gestionada de manera correcta, estos equipamientos, como cámaras y sistemas de navegación, “serán obsoletos en uno o dos años”.

“Pasó con el Sistema 911, compraron las cámaras, pusieron en las calles, pensaron que con eso se iba a solucionar el problema de la inseguridad, pero no tienen la capacidad de gestionar estas cámaras y hoy día la seguridad no mejora y es una metida de pata tecnológica, uno tiene que tener primero la capacidad de gestión, y eso no estamos viendo ahora”, remató Salinas.

Buses ya tienen GPS y cámaras, pero incluyen en licitación

El MOPC prevé la instalación de un total de 8.260 cámaras, equipos de rastreo vía GPS dentro de buses de transporte público; sin embargo, los mismos ya cuentan con circuito cerrado.

Ómnibus ya tienen cámaras, pero el MOPC incluye compra dentro del combo de paradas “de oro”.
Ómnibus ya tienen cámaras, pero el MOPC incluye compra dentro del combo de paradas “de oro”.

Desde el viceministerio a cargo de Víctor Sánchez incluyen la compra de varios elementos ya existentes hoy día dentro del sistema de trasporte público, como son 8.260 cámaras de 4 tipos distintos junto con 2.000 equipos de GPS y el material necesario para la construcción y equipamiento de un nuevo centro de control y monitoreo.

Sin embargo, en un paseo rápido dentro de estos mismos buses del Área Metropolitana, el equipo de investigación de La Nación-Nación Media pudo constatar que, de hecho, hoy día estos móviles ya cuentan con estas cámaras “desde la llegada de los buses diferenciales”, según comentó un conductor al que consultamos.

De igual forma, estos buses ya cuentan con un sistema de rastreo, incluso con aplicaciones móviles gratuitas que permiten ver la posición en tiempo real de las unidades desde la llegada del sistema de billetaje electrónico, esto gracias a un componente instalado dentro de las máquinas receptoras de las “tarjetas de pasaje”.