El ministro de la Unidad Interinstitucional de Prevención y Persecución del Contrabando, Emilio Fuster, señaló este martes que analizará con el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, el pedido de los empresarios de cambiar a las autoridades que combaten el ingreso de productos al país de forma ilegal, esto ante la falta de respuesta.

Nota relacionada: Industriales exigen al Gobierno cambio de autoridades ante casos de contrabando

Mencionó que respeta el pedido de los integrantes de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), pero que el contrabando es una “guerra que no acabará de la noche de la mañana”. El ministro es uno de los cuestionados por la falta de respuesta contra el flagelo y los videos publicados que revelan cómo funciona el esquema y con la presunta complicidad de las autoridades.

Fuster indicó que no tiene problema para dar la cara sobre los cuestionamientos de los gremios empresariales ante la falta de respuesta contra el contrabando e insistió que en este flagelo y la corrupción van de la mano, por lo que se vuelve complicada la lucha, ya que los entes también están “contaminados”.

Lea más: Implicados en contrabando “no pueden quedarse un minuto más en el cargo”, dijo Riera

“Respeto la posición de los gremios, de la UIP. Evidentemente hay cosas difíciles de manejar desde la Unidad Anticontrabando, esto atendiendo a que históricamente todas las instituciones tienen en sus filas funcionarios contaminados con el contrabando, y es una lucha bastante grande. Voy a tener que poner la cara en diferentes escenarios”, agregó el ministro.

Los referentes de la Unión Industrial Paraguaya (UIP) exigen al Gobierno la destitución de los responsables de las instituciones encargadas de combatir el contrabando ante la falta de resultados y las publicaciones que dejan al descubierto cómo funciona el esquema con la complicidad de las autoridades.