La necesidad de ir retornando a la regla fiscal, lo que implica reducir gradualmente el déficit y la toma de nuevo endeudamiento, está empujando al Gobierno Nacional a darle mayor participación al sector privado para financiar las obras públicas.

Es así que, el Equipo Económico Nacional tiene en agenda dar inicio a procesos licitatorios por unos USD 1.093 millones en este 2022, mediante las alianzas público-privadas (APP) y la modalidad llave en mano.

De acuerdo con los datos facilitados por el Ministerio de Hacienda, son seis los proyectos en carpeta. Los más avanzados, cuyas licitaciones podrían arrancar en el primer semestre, son: La rehabilitación de la ruta PY01, por valor de USD 180 millones, vía APP; y el mejoramiento del sistema eléctrico nacional, por USD 300 millones, vía llave en mano.

Además, se prevé que en el segundo semestre arranquen los procesos para las obras del mejoramiento y duplicación de la ruta PY06, por USD 100 millones, vía APP; la hidrovía, por USD 110 millones, vía APP; y el tren de cercanías, por USD 320 millones, también vía APP. No obstante, este último proyecto debe salir por una nueva ley del Congreso, por lo que no se puede precisar el plazo con exactitud.

Por último está el plan del ferry, que sería vía APP y costaría USD 83 millones, pero se encuentra actualmente en stand by por problemas con la rentabilidad (ver la infografía).

“El ferry es el que se encuentra en una especie de pausa, porque no cerraban los números y se está dando la vuelta para encontrar una salida. El resto, lo vemos con buenos ojos para que salgan este año”, expresó el director del Sistema de Inversión Pública, Facundo Salinas.

DIVERSIFICACIÓN. En la actualidad, el Gobierno lleva adelante tres proyectos bajo estas modalidades: Costanera Sur, Corredor Bioceánico y la duplicación de las rutas PY02 y PY07, por un total de USD 1.092,9 millones. Además, ya concluyó la carretera que une a Naranjal con San Cristóbal, por otros USD 46 millones.

El director Salinas subrayó que la idea del Gobierno es ir aumentando la utilización de estas herramientas de deuda privada, de tal manera a generar un mayor espacio fiscal, ir reduciendo el déficit y que el impacto de una disminución en las inversiones sea el menor posible para la economía en su conjunto.

“La idea es la diversificación para ir ganando espacio, en un contexto de ir retornando al 1,5% del déficit. Hoy si necesito duplicar una ruta nacional, tengo que tomar deuda pura y dura directamente. Acá se busca partir por lo menos, si no tengo un proyecto 100% autofinanciable, en donde los mismos ingresos del proyecto cubran la deuda con el sector privado, que por lo menos el Estado participe lo menos posible”, manifestó el alto funcionario estatal.

Pedido. Uno de los reclamos históricos del propio sector privado es una alianza para encarar soluciones más permanentes del estiaje de los ríos, la principal vía de exportación de los productos paraguayos. Esta demanda es una reacción ante las demoras de los procesos burocráticos que traen consigo las licitaciones y que según los empresarios, no se ajustan a las necesidades comerciales.

Uno de los ejemplos recientes es el dragado del río Paraná, cuya licitación se canceló el año pasado y se volvió a convocar recién en los últimos días de diciembre.