Por medio de un formulario del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, denominado FARA, que es una información pública, se pudo comprobar que la senadora oficialista Lilian Samaniego en su reciente visita al país del norte el pasado mes de julio, en realidad consiguió reunirse con autoridades norteamericanas gracias a las gestiones de una firma consultora dedicada a hacer lobby. De este modo, se confirma que el oficialismo colorado acicateado por el propio Gobierno de Mario Abdo Benítez, tuvo intervención directa y estuvo operando ante autoridades de los Estados Unidos para influir sobre la imagen del expresidente Horacio Cartes, quien unas semanas después fue designado como “significativamente corrupto” por el Secretario de Estado.

Por Jorge Torres Romero

Así lo indica el Registro de Agentes Extranjeros (“FARA”) que es un documento legal requerido cuando cualquier persona o entidad extranjera contrata a un mandante para realizar las gestiones ante las autoridades gubernamentales, es decir, un lobista. En este caso, el consultor contratado por Samaniego es Donald J. Planty de la firma Planty & Associates LLC.

Según el documento al que tuvimos acceso, el contrato fue firmado el 8 de julio pasado y en el cuadro en que se describe la naturaleza y el método de ejecución del acuerdo o entendimiento se explica que se trata de un acuerdo abierto (sin duración establecida) para organizar reuniones periódicas de la legisladora paraguaya con funcionarios e individuos en Washington, DC.

Este es el formulario del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, denominado FARA, que es una información pública, en el que figura el nombre de la senadora oficialista Lilian Samaniego, en representación del gobierno paraguayo.

A continuación se especifica que la senadora ha acordado verbalmente compensar a Planty & Asociados con un honorario de US$ 7.500 (G. 51 millones) por la próxima visita de tres días a la capital estadounidense.

En cuanto a las actividades que tenía previsto desarrollar como parte del acuerdo, el consultor Donald J. Planty de la firma Planty & Associates LLC, describe que el solicitante del registro se encargará de organizar reuniones con homólogos/interlocutores del gobierno de EE.UU. así como del sector privado, líderes y ONG’s durante la visita de la parlamentaria.

En el mismo documento del Departamento de Justicia se observa el monto que abonó la senadora Lilian Samaniego por la contratación de una consultora encargada de realizar el lobby con las autoridades estadounidenses.

El FARA es un estatuto de divulgación pública originalmente promulgado en 1938 como una respuesta legislativa a las extensas actividades de propaganda extranjera en los EE.UU. durante el período previo a la Segunda Guerra Mundial.

El Departamento de Justicia de EE.UU que es el organismo que hace cumplir y administra el FARA, también ha emitido opiniones consultivas y otras orientaciones para interpretar la ley.

En el caso de la visita de la senadora Samaniego, el agente designado, Donald J. Planty, estaba autorizado por ley a organizar actividades políticas destinadas a “influir de cualquier manera” en ” cualquier agencia o funcionario del Gobierno de los Estados Unidos” o “cualquier sección del público dentro de los Estados Unidos”, con referencia a “las políticas internas o externas de los Estados Unidos o… los intereses políticos o públicos, las políticas o las relaciones de un gobierno de un país extranjero de un partido político extranjero”. Este es un término amplio que abarca cabildeo, actividades de relaciones públicas e incluso promoción turística.

Asimismo, entre sus actuaciones está previsto proporcionar ciertos servicios de relaciones públicas o relacionados con la política.

SAMANIEGO SE JACTÓ DE LAS REUNIONES QUE TUVO

A pocos días de su regreso a nuestro país, la senadora Lilian Samaniego, quien se desempeña como presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Asuntos Internacionales de la Cámara Alta, convocó a los periodistas asignados al Senado y en una improvisada rueda de prensa, informó en detalles de la misión que tuvo como legisladora. Según expuso ante la prensa, se reunió en Washington con Mark Wells, subsecretario adjunto para el Cono Sur del Departamento de Estado.

Con el alto funcionario la reunión giró en torno a la situación del crimen organizado transnacional, la lucha en nuestro país contra esta organización y la evaluación a nivel regional. No se descarta, dijo la legisladora, que el funcionario visite nuestro país en los próximos meses.

La senadora aclaró que este viaje al país del norte es sistemático, puesto que cada cierto tiempo lo concreta para reunirse con autoridades con quienes conversó sobre temas de defensa, seguridad, inteligencia y género. En ese mismo contexto, informó que, durante este último periplo, concretó encuentros y reuniones con representantes y referentes del Departamento de Estado, Justicia, del Tesoro y con organizaciones que buscan defender los derechos de las mujeres a nivel internacional.