Finalmente, el polémico ex directivo de Petropar presentó su renuncia ayer martes, luego de reiteradas crí­ticas hacia su gestión en la administración de la enti­dad estatal. Lichi anunció su renuncia, con la excusa de que desde ahora se abocará a su campaña electoral como pre­candidato a la Gobernación de Cordillera por el movi­miento oficialista Fuerza Republicana.

El mismo había anunciado hace más de una semana que presentaría su renuncia, no solo por las presiones de gre­mios camioneros que vienen realizando varias moviliza­ciones este año por promesas incumplidas del Gobierno, sino también por toda la ciu­dadanía por la crisis del precio de combustible que se agravó con la venta del hidrocarburo a Bolivia por un precio más bajo. Los cuestionamientos no solo se dieron por esta situación, sino también por utilizar los recursos del Estado en su cam­paña electoral.

A finales de setiembre pasado, Lichi anunció que renuncia­ría luego de ser blanco de crí­ticas desde varios sectores por su controvertida gestión; sin embargo, esta renuncia fue bastante postergada y final­mente este martes anun­ció que deja el cargo. “Estoy viendo, vamos a ver cuándo tomamos la decisión de aban­donar la institución y dedicar­nos a la campaña. Realmente a mí me gustaría ya trabajar en el departamento de Cordi­llera, visitar cada una de las compañías y los barrios”, men­cionó Lichi en su momento.