Las incidencias negativas de la agricultura, la ganadería y la generación eléctrica repercutieron en un PIB del -2 % en el primer trimestre de este 2022, según reporta el Banco Central del Paraguay (BCP).

Una variación interanual del -2 % se registró de enero a marzo de este año. En tal sentido, desde el punto de vista de la oferta, el porcentaje negativo responde a los bajos desempeños de la agricultura, la ganadería y la generación de energía eléctrica.

El MAG detalla que la agricultura registró una tasa interanual del – 41,2 %. Durante el primer trimestre se dio la mayor caída de la soja en la historia, así como el arroz, la caña de azúcar, la mandioca y otros tubérculos.

En cuanto a los rubros ganaderos, forestal, de pesca y minería, hubo una disminución interanual del -8.7 %. Los números de explican por un menor nivel de faenamiento de ganados bovino y porcino, aves de corral y disminución de huevos.

La manufactura tuvo un crecimiento interanual del 4,3 %, gracias a la elaboración de aceites, productos químicos, azúcar, minerales no metálicos, papel, bebidas y tabacos, prendas, cueros, panaderías, etc.

Sin embargo, la producción de carne, lácteos y otros alimentos atenuaron la variación positiva de dicho sector.

La electricidad y el agua, que incluye a las binacionales, reportaron una disminución interanual de -11,1 % en relación al mismo periodo del año pasado, debido a la reducción del caudal hídrico del Paraná.