La senadora está inquieta. El PDP pierde poder. La destitución del ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio – por vínculos con el narcotráfico -, es una prueba. ¿Marito le suelta la mano a su aliados?

Durante los últimos tiempos se pudo ver a la senadora del PDP Desirée Masi más nerviosa que nunca. La destitución de su peón, el ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, fue el motivo principal. El PDP está perdiendo puestos en el poder, y parecería ser que el presidente Mario Abdo está soltando la mano de sus aliados de izquierda.

Destitución de Giuzzio: la semana pasada Giuzzio fue removido de su cargo en Interior debido a que se dió a conocer que tenía vínculo que uno de los narcotraficantes más peligrosos: Marcus Vinicus, quien se encuentra detenido. El entonces ministro le había pedido prestada una camioneta al narco, para pasear por Brasil durante las vacaciones.
Desde hacía meses que desde diferentes sectores políticos, y la misma ciudadanía, exigía al Jefe de Estado que remueva de su cargo al ministro por su ineficiente gestión y miles de irregularidades que la salpicaron.

Masi lo defendió: La senadora dijo que lo que ocurrió con Giuzzio “es reprochable” , ya que se le puede pedir prestado o alquilado un vehiculo a una persona que es o puede ser proveedora del Estado “más allá que sea o no narco”.
Además de defenderlo, quiso desviar la atención al decir que “no hay que sacar de foco el proceso de juicio político a la fiscal general del Estado – Sandra Quiñónez – quien también debe irse”.
Ante esto el abogado y apoderado gene­ral del Partido Colorado, Eduardo González, dijo que la senadora del PDP. antes de proponer un juicio político contra Quiñónez, debe responder por la serie de extorsiones rea­lizadas desde su banca a varios ministros de la Corte Suprema de Justicia y al propio Abdo,

El PDP co- gobierna:

El Partido Democrático Popular, creado por Masi y su esposo Rafael Filizzola, ocuparon – gracias a la alianza con Marito – las instituciones encargadas de la seguridad e investigación:
-Giuzzio fue a Interior (antes a Senad). Ahora: con su destitución, el PDP pierde un puesto clave.
– Carlos Arregui en la Seprelad: ente donde Giuzzio denunció al ex mandatario Horacio Cartes; sin presentar pruebas.
– José Casañas Levi en Unidad Anticorrupción del MEC.

También, R. Filizzola asesor del MEC en tiempos de Eduardo Petta. Esta designación fue cuestionada y denunciada por falta de transparencia. Acusaron al ministro Eduardo Petta de elegir a dedo.

Todos ubicados en direcciones y cargos enfocados a precautelar la transparencia y evitar la corrupción.

Cuestionan alianza PDP-añetete:
Ya desde hace tiempo, varios legisladores cuestionan a Abdo por su alianza con el PDP y FG; y dicen que “se está cavando su propia fosa”. La prueba sería la baja aceptación de la candidatura de su discípulo Hugo Velázquez para las presidenciales del 2023.

¿Marito seguirá respondiendo a las órdenes de Masi o le soltará la mano?