La hermana Graciela Ponce, de la Congregación de las Reli­giosas de María Inmaculada, denunció el abandono del Gobierno de una comunidad que se encuentra en el depar­tamento de Presidente Hayes.

Se trata de la comunidad de Casanillo, del municipio de Irala Fernández, a 500 kilóme­tros de Asunción. La desespe­rante situación llegó incluso hasta el senador español Car­les Mulet García, quien expuso ante el Senado de España el pedido urgente de ayuda.

“No tienen agua, pasan ham­bre y Paraguay es muy rico pero desigual. El Gobierno paraguayo debería respon­der. No estamos exigiendo nada imposible, solo que tomen medidas”, dijo el legis­lador europeo.

Ya la religiosa precisó que la comunidad indígena está integrada por 7 agrupaciones compuestas por 300 familias, unas 3.000 personas, desde el 2016. Ellas sufren de una espantosa falta de agua y a pesar de recurrir a minis­terios y secretarías, hasta el momento no logró respuesta de ninguna de las institucio­nes del Estado, lamentó.