El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, no cumplió con la promesa que hacía con el personal de salud menos de un año atrás, cuando en medio de la pandemia prometió que ningún funcionario del sector de salud sería descontratado; sin embargo, el pasado fin de semana se registraron despidos masivos en el Instituto de Previsión Social (IPS).

Paradójicamente, el presidente prometía que ningún personal de salud sería descontratado durante un discurso que dio el 6 de octubre del 2021 tras la inauguración de mejoras de la Unidad Sanitaria del Hospital del IPS de San Ignacio Guazú, departamento de Misiones.

“El compromiso y el reconocimiento con el sector de blanco, que hizo que este año (2021) el presupuesto de Salud creciera a 13 mil o 16 mil nuevos vínculos, en el presupuesto ya presentado al Congreso. Ningún contrato de quienes fueron contratados para asistir a la crisis de la pandemia va a ser descontratado. Todo el personal de blanco queda y ese es un reconocimiento a la gente”, aseguraba el mandatario en su discurso.

Pero, como a las palabras se las lleva el viento, Mario Abdo olvidó esta promesa y ahora funcionarios de blanco sufren masivas decontrataciones, con el agravante que las desvinculaciones se dieron por cuestiones políticas; esto, teniendo en cuenta que los propios médicos, enfermeros y bioquímicos denunciaron que esta situación se da por no acompañar al oficialismo en la campaña política-electoral.

Leé también: Medidas de Abdo Benítez: las mentiras, lo viejo y lo nuevo

Denuncias

De acuerdo a las denuncias, serían más de 200 funcionarios que cumplían labores en la previsional, algunos lograron la recontratación; sin embargo, la moneda de cambio sería acompañar las candidaturas del oficialismo y a las autoridades de Gobierno, esto de acuerdo a los propios afectados.

Médicos confirmaron que desde hace tiempo sus propios colegas y miembros de los sindicatos de blanco ya venían presionando para participar de encuentros políticos con las autoridades del Gobierno, departamentales y nacionales. Incluso, algunos abiertamente advertían que si querían seguir con sus contratos deberían participar de estos encuentros, lo que finalmente se cumplió y aquellos no afines a la línea política fueron desvinculados.

Los hechos fueron más allá, y funcionarios denunciaron amedrentamientos luego de realizar el reclamo, ya que muchos se enteraron de sus vinculaciones tras cumplir con los horarios de guardia. Son varios los testimonios de trabajadores de Salud contando que entraron a sus guardias y al culminar con las mismas se encontraron con la sorpresa de que ya no pertenecían al plantel del Instituto de Previsión Social (IPS).