);

Tras permanecer en silencio varios días, el ministro de Obras Públicas, intentó dar explicacio­nes sobre las polémicas licita­ciones que otorgó su cartera,pero dejó más dudas que certezas.

Si bien repartió responsabilida­des a la Dirección de Contra­taciones Públicas y a la Secre­taría Técnica de Planificación, el secretario de Estado dejó mucha más duda con sus expli­caciones.

El ministro Wiens intentó justificar el proceso licitatorio de la cuestionada Pasarela de la Cultura, con diseño de ñandutí, cuyo costo fue de US$ 2 millones, otor­gada a la firma Engineering SA, vinculada con el hermano de la primera dama, Silvana Abdo López Moreira. Wiens explicó que el precio referencial de la obra se basó en la revista Cos­tos, una publicación utilizada por arquitectos e ingenieros. No obstante, señaló que están revisando de vuelta los costos, ya que se ha cumplido con el 72% del pago.

El MOPC ya lleva varias lici­taciones que fueron otorgadas durante este gobierno, las cua­les son cuestionadas y hasta hace días el ministro Wiens no brindaba explicaciones al respecto. En vez de aclarar las cosas, comenzó a repartir las responsabilidades asegu­rando que todas las licitacio­nes adjudicadas contaron con el visto bueno de la Secretaría Técnica de Planificación, en lo concerniente a los anteceden­tes del anteproyecto a través de la aprobación del código SNIP (Sistema Nacional de Inver­sión Pública) dado por esta dependencia, que aprobó la factibilidad; y la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP), en lo vin­culado al llamado a licitación, precalificación, evaluación de ofertas y adjudicación, como ente contralor del proceso lici­tatorio. Finalmente, aseguró que no dejará el cargo ante los serios cuestionamientos.