);

El vicepresidente de Mario Abdo eligió a dirigentes colorados salpicados por hechos de corrupción, para hacer campaña política. Miguel Cuevas, Tomás Rivas y Andrés Retamozo: sus tres aliados favoritos.

A pesar de los cuestionamientos por no estar en fecha – y por dejar de lado sus funciones en la Vicepresidencia – Hugo Velázquez sigue con su campaña para el 2023. El pasado fin de semana se reunió en la ciudad de Sapucai con polémicos dirigentes colorados – salpicados y denunciados por hechos de corrupción -. Entre ellos estaban los diputados Miguel Cuyevas y Tomas Rivas; y el senador Andrés Retamozo.

Tras el encuentro, Velázquez dijo que en dicha zona se siente “una pasión colorada” que contribuye a la construcción sólida de su plan de gobierno con el respaldo de toda la dirigencia de base rumbo a las internas partidarias del mes de diciembre y las generales del 2023.

Aliados a la corrupción:

Miguel Cuevas: imputado por enriquecimiento ilícito tráfico de influencias y declaración falsa. Su patrimonio se elevó de manera descomunal durante su administración en la Gobernación de Paraguarí.

Imputado en 2019- Entre febrero y septiembre de 2020 estuvo detenido en la sede de la Agrupación Especializada.. Posterior a la situación y con varias chicanas ante la Justicia, logró de vuelta su libertad y en la actualidad se maneja con medidas alternativas.

Es el organizador de encuentros políticos en su departamento a favor de Velázquez.

Andrés Retamozo: fiel aliado de Cuevas. Tiene varias denuncias de corrupción, específicamente durante su gestión al frente de la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP). La situación lo obligó a presentar su renuncia al cargo.

Actualmente es senador y está siendo investigado (lentamente), por las irregularidades de su gestión en la ANNP: se lo acusa de haber gastado millonarios montos en viáticos; por nepotismo, contratación irregular de 300 funcionarios, entre ellos familiares, así como la posible falsificación de facturas, sobrefacturaciones, así como los gastos injustificados, entre otros.

Incluso, su colega Pedro Santa Cruz, del Partido Democrático Progresista (PDP), había presentado una denuncia penal contra Retamozo por la supuesta comisión de los hechos punibles de lesión de confianza, asociación criminal, producción de documentos no auténticos, hecho punible contra la prueba documental y, finalmente, por enriquecimiento ilícito.

Tomás Rivas: tras años de chicanas en el caso conocido como los “caseros de oro”, logró ser blanqueado por la Justicia. Llamativamente, días atrás se mostró compartiendo un formidable encuentro con Velázquez.

Causa – Entre el 2016 y 2017, los caseros de Rivas, Reinaldo Chaparro, Lucio Romero Caballero y Nery Franco González percibieron sala­rios como funcionarios de la Cámara de Diputados, mien­tras estos en realidad presta­ban servicios en la estancia del diputado. La remuneración que per­cibían los caseros de oro rondaban los G. 3 millones y la plani­lla de supuestas asistencias a la cámara eran homologadas por el diputado Rivas.

El legislador fue procesado como cómplice de cobro inde­bido de honorarios y por estafa en grado de autor; sin embargo, fue blanqueado, dado que rein­tegró G. 121.208.300. Por otra parte, sus caseros, a pesar de haber sido hallados culpables, fueron con­denados a 2 años de prisión con suspensión de ejecución de pena. De esta forma, para la justicia ya queda en el olvido el caso.