);

A pesar de la delicada situación económica que vive Paraguay, Hacienda destina monto millonario para “subsidio familiar” de  funcionarios de diferentes entidades púbicas.

La ley de presupuesto vigente tiene asignado para el pago del “subsidio familiar” para diferentes instituciones un total de G. 475.000 millones (US$ 76,4 millones).

El 70% de estos fondos disponibles corresponden a la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), Banco Nacional de Fomento (BNF), Instituto de Previsión Social (IPS) y el Banco Central del Paraguay (BCP).

Los datos de la cartera fiscal revelan que en el primer semestre del año se ejecutaron unos G. 370.000 millones (US$ 59,5 millones), lo que equivale al 77,8% del total previsto para otorgarse a los funcionarios de las diferentes instituciones señaladas y otras que no aparecen en la lista.

El “subsidio familiar” es una figura utilizada para disfrazar las gratificaciones o lo que se conoce comúnmente como “aguinaldo extra”, teniendo en cuenta que este último se había prohibido por las críticas de la ciudadanía y porque debía haber desaparecido con la aplicación de la matriz salarial en 2015.

El beneficio se financia con el dinero de los contribuyentes, a pesar de la recesión que afectó a la economía y que genera la caída de la recaudación tributaria en unos US$ 303 millones con relación a lo previsto inicialmente, además del déficit fiscal de 2,5% del PIB (US$ 1.000 millones) con que cerrará el ejercicio.