);

En el día de ayer, el Presidente Mario Abdo promulgó la Ley de Reforma Tributaria. El impacto irá directo al bolsillo ciudadano. Comenzará a regir a partir del 1 de enero de 2020.

Desde el 1 de enero del 2020, la nueva Ley 6380, de reforma tributaria, entrará en vigencia para los contribuyentes.

El viceministro de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), Óscar Orué, confirmó la promulgación de la ley. Además, comentó  que para diciembre, la SET tendrá lista la reglamentación de los cambios más urgentes, como por ejemplo, la manera de cómo se harán los anticipos de aquellos impuestos cuya liquidación y pago se realizarán de manera anual.

“Hay que recordar que el IRE (impuesto a renta empresarial) se tendrá que pagar recién en el 2021, entonces, la reglamentación respecto a los anticipos vamos a tener que hacer ahora. Mientras que respecto al artículo 3 de la ley; sobre norma de valoración y operaciones, probablemente se empiece a reglamentar a partir de junio o julio del año que viene, ya que se debe hacer en base a normas internacionales”, dijo.

Los cambios establecidos en la Ley de Reforma Tributaria son; aumentos de las tasas máximas del impuesto selectivo al consumo (ISC), la unificación del Iracis con el Iragro mediante la creación del impuesto a la renta empresarial (IRE), con tasa del 10%; creación del impuesto a los dividendos y utilidades (IDU), con tasas del 8% y 15%, eliminación de algunos gastos deducibles en el impuesto a la renta personal (IRP), con un rango incidido fijo anual de G. 80 millones, y tasas progresivas del 8% al 10%.

Asimismo, se crea un régimen simplificado para medianas y pequeñas empresas, con cuotas fijas mensuales para los pequeños contribuyentes, de acuerdo al monto de facturación en el año previo; se establece el impuesto a la renta para no residentes (IRNR), se elimina la devolución del IVA a los agroexportadores, entre otros ajustes impositivos.

La modificación del sistema tributario nacional fue planteada por el Ministerio de Hacienda –en representación del Poder Ejecutivo– al Congreso Nacional bajo el argumento de un desfasaje del sistema tributario. También por la necesidad de recaudar más para cumplir la creciente necesidad que tiene el país.

El proyecto de ley fue sancionado por el Congreso sin muchas trabas; el Senado solamente dejó fuera del alcance del IDU a las cooperativas y empresas maquiladoras, mientras que Diputados redujo las tasas máximas al tabaco, bebidas y bienes suntuosos.