);

El dólar en alza pone en aprietos a algunos sectores, que dependen mucho de la cotización para calcular sus costos e ingresos. El mercado minorista cerró el lunes con un dólar a la venta de G. 6.330, mientras que ayer culminó con G. 6.400, logrando el pico más alto de este año.

En el Centro de Importadores del Paraguay (CIP) ya se hizo sentir ante esta arremetida de la moneda norteamericana y sus socios alegan estar preo­cupados. “Preocupa mucho la situación del dólar. No estaba previsto en ninguno de los análisis. La entidad rectora del manejo cambia­rio y control de la moneda es el Banco Central del Paraguay, que debería intervenir con mayor fuerza en el mercado o por lo menos dar señales de que tiene el poder y la capaci­dad para constituirse en un verdadero ente regulador y no dejar mucha libertad a los agentes económicos”, indicó el presidente del CIP, Neri Giménez Malgarini.

Con relación al comporta­miento de la moneda entre enero y marzo del año en curso fue de entre G. 5.095 y G. 6.140 a la venta minorista. En los últimos dos meses, entre agosto y setiembre, se posicionó entre G. 6.000 y G. 6.220. En setiembre del 2019, cálculos de la banca matriz, indican que el promedio de cotización del dólar fue de G. 6.153, un 5,7% superior al observado en el noveno mes del 2018.