);

El Presidente de Brasil quiere que Mario Abdo reabra la frontera. Legisladores criticaron a exigencia y apoyaron la desición del Jefe de Estado de Paraguay.

Otros que son muy críticos hacia el mandatario del vecino país no tuvieron inconvenientes en cuestionar su manera de enfrentar la actual pandemia del coronavirus.

UN “PELIGRO”. “No me extraña. Es un peligro político para la democracia, para todas las conquistas en cuanto hemos avanzado en materia de derechos humanos, un peligro ante una pandemia como ésta”, sentenció Hugo Richer del Frente Guasu.

A su criterio, si se llega a convocar a una sesión extraordinaria en el Congreso vale la pena que se emita alguna resolución contra Bolsonaro. “Es un loco, más allá que sea un loco, es un fascista, que es más peligroso que la gente que tiene otros problemas”, dijo.

Por su parte, el vicepresidente de la República Hugo Velázquez, quien estuvo ayer por el Senado, se limitó a señalar que la decisión del cierre de fronteras se tomó para cuidar a los ciudadanos paraguayos.

AUTÓNOMOS. El senador abdista Silvio Ovelar indicó que en Paraguay se tomaron medidas distintas a las de Bolsonaro, y por eso se cerraron las fronteras.

“Somos un país autónomo, creo que hemos obrado en consecuencia. A diferencia de otros países, las medidas fueron prudentes e inteligentes”, remarcó el parlamentario colorado.