);

Autoridades del Poder Ejecutivo y del Ministerio de Salud se presentaron ante los senadores para analizar el proyecto de ley de emergencia sanitaria, el cual es criticado por legisladores por ser “autoritario”.

El vicepresidente Hugo Velázquez fue uno de los primeros en hablar. La mano derecha de Mario Abdo dijo:  “Sabe­mos que las consecuencias exceden el campo sanitario y afecta en lo económico, en lo social y en otros ámbitos. Esto obliga al Poder Ejecu­tivo a reglamentar ciertos derechos como parte de la lucha contra el coronavi­rus”.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Hernán Hutteman – también allí presente – dijo que el documento presentado por el Poder Ejecutivo, o contem­pla el régimen sancionatorio y la posibilidad de remitirse al Código Procesal Penal. “Se debe tutelar el derecho a la salud, el trabajo y la cir­culación de los ciudadanos”.

 

¿Qué se cuestiona?

Autoritarismo.

. “Realmente es preocupante porque no es la primera vez que pretenden instalar un marco jurídico extraordi­nario con sesgo autoritario en la redacción de lo que se pretende hacer. Bajo la ban­dera del supuesto interés general, lo que se busca es coartar el goce y el ejercicio de derechos de los ciudada­nos”, expresó el senador Fernando Silva Facetti.

 

Debilidades jurídicas.

“El proyecto tiene debilidades, desde el punto de vista jurídico, legal y constitucional, pero tene­mos que trabajar y ajustar a las necesidades que tie­nen las autoridades sanita­rias y de seguridad a fin de establecer un orden”, dijo el senador Fidel Zavala.

 

Fuerza de ley.

“El proyecto que era mera­mente de sanciones admi­nistrativas, que ya son de dudosa aplicación, permite que se torne en un proce­dimiento penal, cosa que no corresponde, porque ya está establecido en el Código Penal”, dijo el senador Sergio Godoy.

Además de los cuestionamientos, las críticas recaen en que el gobierno de Abdo perdió autoridad.

“Desde el momento que perdiste toda la autoridad y después que­rés entrar a la fuerza será peor, va a ocasionar una explosión. Estos temas no se solucionan con la criminalización de las conductas de las personas”, sostuvo el legislador Víctor Ríos.

Además, Hugo Rícher aseguró que el proyecto no tenía luz desde entrada: “El proyecto murió ya, el proyecto murió casi al nacer ya. Para hacer una cuestión como esta se nece­sita un gran acuerdo político, por­que si vamos a hablar de restricciones y eso se hace por ley con participación del Congreso, primeramente se tiene que tener un acuerdo político”, sostuvo.

 

SENADO NO ACOMPAÑA

“No creo yo que acá en el Senado tenga acompañamiento.Para mí hay todo el sistema ya para hacerle el sumario corres­pondiente a los funcionarios. Me hubiese gustado realmente que el presidente quite resoluciones o pida cárcel a la gente que empezó con los insumos chinos que fueron realmente los que perjudicaron al país”, sos­tuvo el senador Martín Arévalo.