);

Legisladores adelantaron que rechazarán cualquier pedido de nuevo endeudamiento para el país.

El Poder Ejecutivo tro­pezará con una gran negativa del Congreso Nacional cuando remita el pedido de nuevos préstamos multimillonarios para la reactivación económica pos­pandemia. Al menos, esa es la expectativa en la Cámara de Senadores, atendiendo a las declaraciones de varios legis­ladores que ya adelantaron su rechazo al pedido de un nuevo endeudamiento para el país.

Por su parte, el senador Car­los Filizzola indicó que como senador del Frente Guasu no acompañará nuevos pedidos de préstamos que vengan desde el Ejecutivo. Agregó que el presidente de la Repú­blica, Mario Abdo Benítez, dio una bofetada a la ciudadanía con su informe anual de ges­tión, por la falta de respues­tas, principalmente sobre el uso de los US$ 1.600 millones destinados a hacer frente a la pandemia del covid-19.

Mientras tanto, la senadora liberal Zulma Gómez apuntó a que el Congreso no puede seguir aprobando nuevos créditos al Gobierno mien­tras exista corrupción e impunidad dentro del plan del combate a la pandemia del covid-19. Gómez adelantó su voto en contra de nuevos préstamos.

Igualmente, el senador colo­rado Enrique Riera cuestionó el pedido del nuevo prés­tamo mientras aún no fue ejecutado en su totalidad el primer préstamo, que es de US$ 1.600 millones. Indicó que no tiene sentido entre­gar más dinero al Gobierno, mediante un nuevo endeu­damiento, siendo que no se transparentaron los recur­sos de la Ley de Emergencia y ni siquiera se usaron en su totalidad hasta el momento.

REPROGRAMAR

“¿Por qué vamos a dar más plata si todavía no gastamos todo ni transparentamos lo que se entregó? Creo que se puede reprogramar el dinero entregado. Se puede repro­gramar el dinero entregado, hay facultades para hacerlo porque estamos en una emer­gencia”, criticó el senador.

El Gobierno oficializó su Plan de Reactivación Económica y recurrirá a un nuevo endeu­damiento por valor de US$ 400 millones para intentar salir de la crisis desatada por la pandemia del covid-19. Supuestamente no contem­pla gastos rígidos ni pago de salarios.