);

Mario Abdo se vio urgido de hablar acerca de un tema crucial, la revi­sión del Anexo C del Tratado de Itaipú y quién del Ejecu­tivo efectivamente llevará a cabo las negociaciones téc­nicas.

Abdo Benítez hizo un paréntesis en su discurso para anunciar la designación del Ing. Guillermo López Flo­res. Este último reemplazará al Ing. Héctor Richer, quien renunció de manera súbita a consecuencia de las rotacio­nes en el gabinete.

El hecho de que el asesor técnico del Gabinete Civil de la Presidencia, designado por el propio Juan Ernesto Villamayor, haya renun­ciado no es un hecho menor. Al contrario, señala la des­orientación del Gobierno en el proceso de revisión que ya se lleva a cabo con Ita­maraty. Ofuscado, Abdo Benítez, desde Mora Cué, Luque, expresó: “Dije que no iba a hablar de esto, pero añe’emantearã”.

“El que lidera la negociación de todos los instrumentos internacionales es el canciller nacional (Euclides Acevedo) y el presidente de la Repú­blica”, sostuvo el titular del Ejecutivo añadiendo que debe explicarlo de manera “peda­gógica” porque hay gente con “odio y resentimiento”. Sin embargo, intentó desviar los cuestionamientos a Federico González, director interino de Itaipú: “De ser el negocia­dor de la revisión del Anexo C, yo le saqué de la negociación, él ya no negocia ningún ins­trumento internacional, nin­guno”.

“Quienes negocian son el can­ciller, el ministro de Obras Públicas (Arnoldo Wiens), el presidente de la Ande (Félix Sosa) y un miembro del Poder Ejecutivo que hoy se integra, el compañero Guillermo López Flores, el ingeniero profesor, para estar en la mesa de nego­ciación”, dijo. Sin embargo, volvió a desestimar las críti­cas al director interino Fede­rico González al decir que intenta “razonar” con la gente para decir que lo sacó de diri­gir la negociación de Itaipú al enviarlo como su director.

“Yo todos los días me equi­voco, yo no sé quién todos los días no se equivoca. Todos seguro nos habremos equi­vocado”, expresó el manda­tario y agregó que el Para­guay ha mejorado bastante. En otro momento, hizo hin­capié en la prensa, particular en la escrita: “Yo hace mucho no leo nada por salud mental. Me levanto y leo la Biblia”, expresó el Presidente para dar a entender a las autoridades y a los presentes que no coincide con los titulares de periódicos, por lo que opta mantener dis­tancia de las informaciones.