);

La diputada fue sus­pendida de sus funciones por haber faltado el respeto a sus colegas en varias oportunidades.

El pleno de la  Cámara de Diputados suspedió a Amarilla  por 60 días, sin goce de sueldo.

La legisla­dora, con sus fuertes decla­raciones, cuestionamientos y críticas, dejará su banca de manera temporal por haber faltado al respeto a sus cole­gas en reiteradas ocasiones.

El proyecto de resolución, para la suspensión, fue pre­sentado por el líder de ban­cada de Honor Colorado, Basilio “Bachi” Núñez, quien argumentó que Ama­rilla reiteradamente realiza acusaciones y declaraciones sin fundamentos en contra de sus colegas y también las agrupaciones políticas.

Tras la presentación de la propuesta de su suspensión, Amarilla solicitó su dere­cho de defensa, realizando un discurso de aproxima­damente una hora, en el que justificó todas sus decla­raciones. Sin embargo, no pidió disculpas por ninguna de sus expresiones.

Igualmente, solicitó al pleno la apertura de un sumario en su contra para ejercer su derecho a la defensa, y designó como sus aboga­dos a los diputados Kattya González y Rodrigo Blanco. Mientras tanto, González planteó que la iniciativa sea derivada a las comisio­nes asesoras, ambas pro­puestas no prosperaron y el pleno, finalmente, con 47 votos decidió suspender a la legisladora.

Con la suspensión de sus funciones, Celeste Ama­rilla dejará su banca por el periodo de 60 días y asumirá en su reemplazo, por este periodo, el dipu­tado suplente Augusto Isidro Wagner Lezcano, de acuerdo al Tribu­nal Superior de Justicia Electoral (TSJE).

COMPRA DE BANCA

El previo a la suspensión fue una larga discusión de casi tres horas que se dio en el pleno, tras la presentación de la propuesta de Núñez. Los legisladores que esta­ban a favor de la sanción a Amarilla fundamentaron su postura antes de emitir su voto.

El líder de bancada de Honor Colorado mencionó en su argumentación que Celeste Amarilla incluso podría per­der su investidura por sus declaraciones, principal­mente al asumir que pagó unos US$ 200 mil para obte­ner una banca en la Cámara Baja. Como una de las causa­les para esto, Núñez apuntó que en su momento, Amari­lla acusó que el uso del dinero sucio en las campañas polí­ticas “es una vieja práctica”, y aseguró que en la Cámara de Diputados “corre” dinero sucio, aunque no contaba con prueba de ello.

PIDEN NOMBRES

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, el colorado Pedro Alliana, instó a su colega Celeste Amarilla a dar nombres de los legislado­res que estarían vinculados al narcotráfico, tras asegurar que 60 o 70 diputados logra­ron su banca mediante el uso del dinero sucio.