);

Enrique Riera (ANR) y Paraguayo Cubas (Cruzada) vuelven hoy a ocupar sus bancas en el Senado; al haber cumplido el periodo de suspensión de 60 días – sin goce de sueldo-. Cabe recordar que el pasado 23 de julio ambos legisladores fueron sancionados por sus pares, luego de que el senador Riera reaccionara y agrediera al senador Cubas, quien lanzó una serie de improperios con­tra su persona y su familia.

Luego de estar dos meses fuera de escena, Rera manifestó, manifestó este fin de semana que se encuen­tra preparado para volver a la actividad política, con el firme propósito de practicar el autocontrol. “Estoy pre­parando mi retorno para el lunes (por hoy), cuando ter­mine de llenar un cuaderno de doble rayas con mil hojas, con la frase: No debo pegar a mi compañero”, comentó el legislador, en comunicación radial.

Durante la entrevista, el senador que corresponde a la banca de Honor Colorado, se comprometió a nunca más ser partícipe de este tipo de situaciones. Indicó, además, que sintió bastante haberse dejado llevar por sus impul­sos, alegando que no era la forma ni el lugar de reaccio­nar. “A mi regreso haré todo el ejercicio de autocontrol que sea necesario; acepto mis errores. En el momento, sentí que agredían a mi fami­lia y reaccioné de una manera desproporcionada”, acotó.

En tanto, el Payo Cubas no quiso atender.

Esta fue la segunda vez que el senador de Cruzada Nacional fue suspen­dido. La primera vez fue en abril de este año, cuando agredió a varios policías en la Comisión de Asun­tos Constitucionales, luego lanzó agua a su colega Juan Carlos Gala­verna. Tras cumplir esa primera sanción, y antes de que cumpla el primer mes de su retorno, nuevamente fue suspendido junto con su colega Enrique Riera, el 23 de julio último.

Debido a que ambas suspensiones fueron sin goce de sueldo, en esta segunda oportunidad el legislador tuvo que montar un nego­cio de ventas de hamburguesas para poder solventar sus cuentas. Hecho que fue muy popularizado y tuvo bastante éxito en las ciuda­des y barrios donde se instalaba para la venta de sus productos.