);

Desde el Sindicato Nacional de Direc­tores  emi­tieron un comunicado diri­gido a la Cámara de Diputados en  el cual expresaron su repudio a las declaraciones del dipu­tado de Alto Paraná, en relación con el uso obligatorio del tapabocas.

Así también, solicitaron que el proyecto de ley que presentó el diputado Brítez que sus­pende el uso obligatorio del tapabocas sea rechazado por el pleno.

En la misiva firmada por los profesores Miguel Marecos y Timoteo Morínigo, por mandato del Comité Eje­cutivo de Sinadi, solicitan además que el plenario de la Cámara Baja sancione al diputado Brítez por 60 días sin goce de sueldo, por aten­tar contra la vida de las per­sonas y la moral de los seres humanos.

Al respecto, el director Marecos indicó que tanto sus declaraciones, como su propuesta legislativa son inconstitucionales y violan varias leyes sanitarias vigen­tes, como la Ley 836/80 del Código Sanitario, así como los decretos reglamentarios en tiempo de pandemia, como la Ley 6655/20, sobre el uso obligatorio temporal del tapa­bocas, el Código de la Niñez y Adolescencia, y varias otras normativas que hablan sobre la bioseguridad.

Indicó que el gremio de direc­tores de escuelas y colegios expresan su repudio a las declaraciones del legislador altoparanaense, que rechaza el uso de tapabocas, ale­gando que es antihigiénico.

En momento en que la pan­demia está en su peor etapa en el país.

“Este proyecto de ley es des­cabellado porque a través del uso del tapabocas se ayuda a reducir la propagación del coronavirus, así como la transmisión de enfermeda­des respiratorias en sujetos sanos, y reducir la propaga­ción por parte de pacientes asintomáticos. Reduce el índice de reproducción del covid, más ahora que hay un aumento en el número de con­tagios debido a que la ciudada­nía se relajó en los cuidados, ante la falta de uso de tapabo­cas”, expresó.

Respecto al argumento del diputado Brítez, sobre el uso antihigiénico del tapa­bocas, Marecos indicó que no es argumento suficiente para liberar el uso obligato­rio temporal, y que en todo caso se debería trabajar en la concientización, aunque con­sidera que la ciudadanía sabe que se debe cambiar, desechar o lavar los tapabocas.

Marecos lamentó que un representante del pueblo inculque antivalores a la ciu­dadanía, instando a violar las leyes vigentes. “Es una per­sona que inculca antivalores a la ciudadanía, y esa clase de ciudadano no puede estar en el Congreso, debería estar en la cárcel”, sentenció, por lo que ratificó el pedido de sus­pensión por 60 días.