);

Jair Bolsonaro entregará a Mario Abdo la presidencia pro tempore del Mercosur este jueves 5 en Bento Gonçalves, Brasil

Paraguay asumirá la presidencia pro tem­pore  en un delicado panorama regional a raíz de las convulsiones sociales que sacuden a los estados asocia­dos como Bolivia, Ecuador y Chile, sumándose a los con­flictos persistentes en Vene­zuela.

A las crisis se suman los importantes acuerdos que se encuentran en etapas de defi­niciones, como el tratado de libre comercio firmado en la ciudad de Bruselas, el pasado mes de junio entre el Merco­sur y la Unión Europea. Se deberá definir cómo asegu­rar que los legisladores perte­necientes al bloque y a la UE respalden el acuerdo de aso­ciación entre ambas poten­cias, cuyas tratativas se lle­varon durante 20 años.

La 54ª cumbre del bloque regional se celebrará en la ciudad brasileña de Bento Gonçalves, en el estado fron­terizo de Río Grande do Sul, el jueves

5 de diciembre, días antes de que asuma el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, del sector Frente de Todos.

El establecimiento de la mencionada fecha es consi­derado como un hecho lla­mativo, teniendo en cuenta que el mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, quien actual­mente ocupa la presidencia del Mercosur, expresó su rechazo en reiteradas oca­siones hacia la postura ideo­lógica de Fernández, razón por la cual evitará encon­trarse con su próximo homó­logo y a la vez aprovechar el evento para despedir a Mau­ricio Macri.

Al conflicto también se suma la “amenaza” lanzada por Bol­sonaro de dejar el Mercosur, en caso de que su propuesta referente a la baja sustancial del arancel externo común no sea avalada. Según infor­maciones periodísticas de Argentina, Mauricio Macri respaldaría antes de irse la baja de aranceles para los pro­ductos extranjeros, plantea­miento rechazado por Fer­nández.

No se descarta que Bolsonaro y Mario Abdo Benítez aprove­chen la ocasión para dialo­gar en torno a los proyectos impulsados como la conec­tividad física en materia de construcción de nuevos puen­tes así como las negociacio­nes que se llevarán a cabo en el 2023, consistentes en el Anexo C del Tratado de Itaipú, tema resaltante en la agenda a raíz de los conflictos que envolvieron a Brasil y Para­guay tras la firma del “acta entreguista” para la compra de potencia de la binacional. Esto último había motivado un juicio político a Abdo Bení­tez y al segundo del Poder Eje­cutivo, Hugo Velázquez, por parte de la oposición, situa­ción que hizo tambalear a la actual administración.