);

Según un informe del  Índice de Transparencia Internacional 2019, nuestro país se ubica en el quinto lugar en el ranking de los paí­ses más corruptos de Amé­rica Latina.

“La coordinadora regional para las Américas de TI, Tere­sita Chávez, lamentó en una entrevista con EFE que Amé­rica Latina lleve cuatro años atascada, sin registrar mejo­ras. Esto demuestra que la región fracasa en la lucha con­tra la corrupción”, argumentó la experta, que relacionó esta lacra con las protestas en Chile y Panamá. A su juicio, la región latinoamericana arras­tra “retos significativos de líde­res políticos que actúan en sus propios intereses a expensas de los ciudadanos” e hizo hin­capié en los problemas del financiamiento partidario, las consultas públicas de la acción de gobierno y la integri­dad electoral.

La corrupción, agregó, acaba “desgastando” a la democracia. Chávez destacó como sintomático de la región el escándalo Odebrecht, “uno de los mayores a nivel global”, que se extiende por diez paí­ses latinoamericanos donde la constructora brasileña entraba a través de “donacio­nes” a partidos en campaña.

Según el informe, reproducido por HOY Digi­tal, Venezuela y Nicaragua son percibidos como los paí­ses más corruptos, mientras que Uruguay y Chile son cata­logados como los más limpios. A nivel internacional, Dina­marca y Nueva Zelanda abren el Índice de Percepción de la Corrupción (CPI), que cierran Somalia, Sudán del Sur y Siria, en una clasificación en la que la ONG alemana ve un pasmoso número de países con una mejora mínima o nula.