);

El canciller Antonio Rivas anunció ayer que el Gobierno denunciará en todos los foros internacionales al Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (Acnur) por la
concesión del refugio en Finlandia a los prófugos de la justicia paraguaya Arrom,  Martí y Colmán.

El canciller Rivas Palacios reveló ayer a la mañana al programa A La Gran 730 de Radio ABC Cardinal algunos detalles de la reunión que mantuvo en Suiza con el alto comisionado de la Acnur, Filippo Grandi (italiano) a quien entregó documentación ampliatoria sobre el caso de los paraguayos Arrom, Martí y Colmán, prófugos de la Justicia por el secuestro de María Edith Bordón de Debernardi ocurrido en el 2001.

Los tres prófugos se encuentran refugiados en Finlandia desde octubre del año pasado gracias a gestiones de Acnur.

El ministro relató que también conversó con su homólogo de Finlandia, Pekka Haavisto, quien le reiteró que el país nórdico concedió el refugio por recomendación del Acnur. Rivas dijo que su colega finlandés “se comprometió a ver toda la documentación, que es ampliatoria”. “Hicimos énfasis en la cuestión de que en ningún momento tuvieron en cuenta la decisión de la Corte

El Paraguay denunciará a Acnur por ayudar a Arrom Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH). El canciller finlandés entendió muy bien esta situación. Es muy importante lo que diga la Acnur para ellos”, comentó Rivas. Refirió que a su colega de Finlandia le enfatizó que “no se trata de una situación política sino de delincuencia común”. “Con ellos se inició la industria de secuestro en Paraguay”, manifestó.

Seguidamente, indicó que “han planteado realizar algunos pasos” a Acnur para la revocación del refugio, con énfasis que “no se trata de una situación política, sino de sospechosos de crimen común”. “Continuaremos ante cualquier organismo que nos dé el uso de la palabra, porque una entidad internacional
generó una impunidad”, manifestó.

Consultado qué respondió Grandi, señaló que “fue una reunión incómoda” porque “en todo momento se le refirió que el procedimiento del Acnur estuvo repleto de faltas”. “Fuimos muy tajantes en la postura; el dictamen de Acnur  carece de validez porque su decisión no se basó en la resolución de la Corte IDH. Ellos notaron que no descansaremos, que no dejaremos de denunciar en cuanta reunión internacional se produzca. Seremos la piedra en el zapato”, aseveró el canciller.

María Edith fue secuestrada el 16 de noviembre de 2001 tras 64 días en cautiverio y fue liberada previo pago. Arrom, Martí y Colmán huyeron en el 2002 a Brasil, luego a Uruguay y de ahí a Finlandia. “Vamos a ser incómodos”, dice “Nosotros vamos seguir llevando el tema en todas las instancias internacionales; vamos a ser incómodos en el zapato de ellos, porque no puede haber impunidad internacional sobre estos casos”, expresó el canciller nacional Antonio Rivas. Fue al relatar los pormenores de la reunión con el alto comisionado del Acnur, Filippo Grandi, en Ginebra. Dijo que el diplomático se comprometió analizar el documento que se les entregó sobre el caso Arrom.