);

Carlos Amarilla, ex senador liberal , y ex asesor político del presidente de la República, Mario Abdo, negó las pruebas que aparecen en los videos.

El político señaló que, si bien lo único que sabe es lo que se dio a conocer a través de la prensa, descarta absolutamente la supuesta manipulación de la escena del crimen, pese a que en los videos del circuito cerrado se ve con claridad a varias per­sonas manipular los elemen­tos que podrían ser potencia­les evidencias del crimen del joven dirigente liberal.

En comunicación con La Nación señaló que conoce a las personas que aparecen en el video, sobre todo a la dirigente Olga Paredes, ase­gurando que es una persona transparente y no comete­ría actos ilegales. “Yo des­carto absolutamente que haya habido la supuesta manipulación de la escena del crimen. Porque viendo el video, no surge con meri­diana claridad, una situación como la que se describe. La verdad que las personas que aparecen en el video, yo le conozco a la señorita Olga Paredes, y sé que es absolu­tamente imposible que ella haya podido realizar cual­quier acto que esté fuera de la legalidad”, sostuvo.

El ex senador liberal, que formó parte del cuerpo legis­lativo en el período pasado, insistió en defender la trayec­toria de la mujer que aparece en el video del circuito cerrado, usando la tricolor como capa, y se la observa patear lo que apa­rentemente sería un casquillo de bala, que había sido dejado en la escena momentos antes por otro joven, cerca de la esca­lera en la entrada principal de la sede del PLRA.

“Conozco de su trayectoria, de su compromiso, su decen­cia, es una señorita total­mente transparente. Segu­ramente ella sabrá explicar mejor qué fue lo que hizo, pero yo no le puedo atribuir en modo alguno que haya inten­tado manipular la escena del crimen, no me suena lógico”, aseguró.

No obstante, indicó que le resulta muy llamativo que el video salga a luz ahora. En ese sentido, señaló que su percepción es que pareciera ser una cortina de humo de algún sector para desviar la atención. “Es muy llamativo y extraño que surja esta teo­ría tres años después, cuando que los hechos han sido muy contundentes, no sé qué manipulación puede haber detrás de un hecho tan evi­dente, que la Policía ingresó y mató a una persona. Parece­ría ser una cortina de humo de no sé qué sector, para desviar la atención”, concluyó.

En el video se ven movimien­tos de varias personas que, además de contaminar y alte­rar toda la escena del homi­cidio, plantaron evidencias. Estas coordinan los cambios, lo que fue en realidad esce­nario, como el traslado de un lugar a otro de las vainillas percutidas, además del inter­cambio de computadoras que presumiblemente contenía todas las imágenes de lo que realmente ocurrió esa noche.