);

Una mujer de 39 años de Chaco falleció a causa de cuadro de dengue.  Los casos aumentan de manera desmedida, ya superan los 1700 por semana. Advierten posible epidemia.

El ministro de Salud, Julio Mazzoleni, dijo que estamos llegando a picos altos y muy preocupantes, con un aumento exponencial de casos sospechosos registrados en las últimas semanas. “Estamos en lo que podría ser la mayor epidemia de dengue que hayamos tenido en la última década”, aseguró el funcionario.

De las 1720 notificaciones semanales que se reportaron; más de 500 fueron confirmados por laboratorio, y el resto son casos “probables”. En el 2019 se registraron nueve muertes relacionadas a la enfermedad.

El director general de Vigilancia de la Salud, Dr. Guillermo Sequera, apuntó que los mayores casos son de Asunción y del departamento Central. Las zonas más afectadas son la Capital, Lambaré, San Lorenzo, Capiatá, Luque, Mariano Roque Alonso y Fernando de la Mora.

En el Hospital San Pablo aumentaron los casos sospechosos a 100 semanales. Actualmente están hospitalizadas 4 embarazadas, 2 puérperas y un niño en observación. El edificio del hospital también precisa de limpieza urgente e intervención de la Municipalidad ya que presenta basura y maleza alta.

Así mismo, en el Hospital de Clínicas de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) se acrecentaron las consultas por síndromes febriles. El director general asistencial, Jorge Giubi, informó que en el servicio de emergencias adultos llegan a atender 35 casos por día y que las cifras van creciendo y ya pueden considerarse alarmantes.

Ya en octubre comenzaron a multiplicarse los casos por dengue.

Desde el Ministerio de Salud Pública se pide que ante la manifestación de fiebre se debe consultar y seguir las indicaciones del médico en cuanto a la medicación y las visitas de control.

Como medida de prevención para evitar más contagios se solicita utilizar mosquiteros y hacer uso de repelente para impedir que el mosquito transmita el virus a otras personas. Familiares del enfermo deben intensificar la búsqueda y eliminación de criaderos dentro y fuera del domicilio, que es la única forma de frenar el mal.